Alvargonzález, Calixto

Gijón › Xixón › Gijón › Asturias
[Turismo Asturias]

Descripción

  • Autor: Francisco Prendes Quirós*, abogado y político.

Hace un siglo, el 28 de julio de 1910, fallecía en su casa del Bibio, a las once y media de la mañana, un gijonés insigne por muchos títulos; uno de los principales, por su incansable trabajo en pro del progreso y engrandecimiento de la villa; labor que comenzó cuando Gijón era todavía un pueblo chico aunque, como él, lleno de ambiciones, y terminó con su muerte, cuando ya Gijón había despegado y pasaba en aquel 1910, como pasa hoy, por momentos críticos.

 

Había nacido don Calixto casi en la mitad del siglo XIX, año 1854, dentro de una de las familias más numerosas y de mayor presencia en todos los órdenes de la vida gijonesa.

Le tocó pertenecer a la generación intermedia de los grandes impulsores de nuestra modernización y sirvió de puente para los de la tercera...; desde muy joven estuvo vinculado a las grandes iniciativas de los gijoneses de la primera ola: Anselmo Cifuentes, Óscar de Olavarría, Suárez Pola y, sobre todo, a Florencio Valdés, de cuyo fallecimiento se cumplía el centenario hace trece semanas. A pesar de la diferencia de edad, fueron compañeros en vida y casi en la muerte.

Ambos tuvieron intereses en la navegación y en el puerto; ambos fueron defensores de la ampliación de los muelles locales frente al proyecto del Musel, que -por lo costoso- estimaban irrealizable; ambos participaron en la fundación de «El Comercio», imprimiendo en el diario, con la colaboración de Gumersindo de Azcárate y las notas locales de Celestino Margolles, la línea de progreso que caracterizó los primeros años del centenario diario gijonés.

Desde sus páginas, don Calixto y don Florencio combatieron sin descanso la tradicional abulia de propietarios y rentistas el proyecto portuario y el fanatismo religioso-conservador; cantando, en cambio, las virtudes del trabajo, la industria, el comercio y la navegación; ambos volvieron a encontrarse, además de en las frecuentes reuniones y comidas de La Isla, en la Compañía de Tranvías, a cuya presidencia, como a la de la Compañía Popular de Gas y Electricidad, llegó don Calixto de la mano del Crédito Industrial Gijonés; ambos, igualmente, pertenecieron a la fe republicana: don Calixto figuró, incluso, en la dirección del Partido Fusionista.

El conocimiento de la industria de otros pueblos -viajó por medio mundo y cursó ingeniería química en Columbia- le permitió representar con éxito en Gijón los productos industriales de mil firmas extranjeras, desempeñando durante años, y con muy buenos rendimientos económicos, la representación de los Estados Unidos en este puerto, a cuyo viceconsulado renunció voluntariamente al producirse los sucesos de Cuba.

En la sociedad y en la economía gijonesa lo fue casi todo, y por todos fue reconocido su carácter apaciguador. De cocinero de famosas calderetas según la receta de su padre -al que llegó a eclipsar hasta el punto de que al cabo de los años se le atribuyera la invención de la receta-, a la presidencia del Casino de los dos salones, y de constructor a «explorador» de las termas romanas, no faltó actividad ni responsabilidad que no asumiera.

En una de las calderetas organizada en «La Isla» de don Florencio, durante el verano de 1.884, afirmó el ministro de Fomento don Aureliano Linares Rivas «que a la izquierda y a la derecha, a la fusión y al posibilismo, a la aristocracia y a la democracia, les tocaba reconocer que una caldereta preparada por el ilustre Calixto debe ser precisa (para imponer la paz) en todas las querellas de la política». También fue directivo de la Cámara de Comercio, miembro del comité organizador de la gran Exposición Regional de 1899, y de la comisión creada en agosto de 1901, a los brindis del famoso banquete a Melquíades Álvarez, para allegar fondos para la compra y entrega a su viuda de la casa en que falleciera el gran Clarín.

Participó, también con el nuevo siglo y de forma muy activa en el proyecto del Crédito Industrial Gijonés, que fue la apuesta financiera industrial más ambiciosa que alumbrara la sociedad gijonesa, y de cuyo consejo de administración formó parte.

La debacle del Crédito Industrial, originada por la gran crisis económica del comienzo de los novecientos, que supuso el cambio de manos de buena parte de la propiedad inmobiliaria de la villa, afectó severamente sus intereses. Como recuerdo de sus propiedades, en la calle de Cabrales queda la conocida como «Casa de la Palmera», que es la renovación de una antigua villa levantada por don Calixto.

La figura de un don Calixto trabajador incansable y explorador de todos los campos de la actividad económica, además de anticuario, literato y gastrónomo, debería ser, junto a la de don Florencio, como la referencia del ideal a alcanzar por las nuevas generaciones de «emprendedores» gijoneses... que en alguna reunión reciente lamentaban carecer de «referentes».

Bueno sería examinar los historiales de las personas significativas, y de las que «pretenden» lucir en la fiesta, para ver quién se asemeja -por actividad, competencia y desinterés- a la estela dejada por don Calixto. Y a quien se asemeje, dénsele la palma y la confianza, que para cruzar el pantano de esta larga crisis es menester contar con buen guía.

Nota

(*) Este texto sobre tan destacado hombre de negocios, de cultura, constructor, gastrónomo, cocinero, anticuario..., entusiasta de Gijón, fue publicado también como artículo en el diario asturiano La Nueva España con fecha miércoles 28 de julio de 2010 y el título siguiente: «Centenario de Calixto Alvargonzález».

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 


Dónde dormir Dónde comer Playas Patrimonio Rutas Turismo activo Información práctica Eventos Naturaleza Etnografía Reseñas Pueblos Blog