Matarranz González, «El Lobo», Felipe

La Franca › Colombres › Ribadedeva › Asturias
[Turismo Asturias]

Descripción

Histórico guerrillero asturiano, sempiterno soldado de la II República.

Hijo de Felipe y de Ángeles, nació el 2 de septiembre de 1915 en La Franca (pueblo del oriental concejo o municipio asturiano de Ribadedeva), pero se crió en Torrelavega (Cantabria). Su padre fue minero en Somorrostro (Vizcaya), de donde tuvo que marcharse por las huelgas de 1917, trasladándose a Mieres (Asturias), donde trabajó en las minas de carbón. También se vio obligado a dejar tierras mierenses y refugiarse en una finca de Torrelavega, dedicándose a partir de entonces a la agricultura. Tuvo cinco hijos: Antolina, Felipe, Cosme, Salvador y Ángel.

Felipe Matarranz González cursó estudios primarios y tres años en la Escuela de Artes y Oficios de Torrelavega. A los 14 años, ingresó en un colectivo de izquierdas conocido como Pioneros y más tarde pasó a la Juventud Comunista y el Socorro Rojo Internacional. En estas fechas comenzó a difundir periódicos y folletos que propagaban su ideología. Participó en varias huelgas del ramo de la madera, perteneciendo a su comité de huelga. Profesionalmente, era su trabajo el de ebanista-tallista. Durante el Bienio Negro (octubre de 1934 a febrero de 1936) fue ya perseguido, siendo detenido en varias ocasiones por sus actuaciones antifascistas.

El 17 de julio de 1936, al tener conocimiento de la rebelión fascista en África contra la República, ocupó el edificio del Ayuntamiento de Torrelavega con un grupo de la Juventud Socialista Unificada. Al día siguiente se incorporó a las milicias populares, siendo elegido jefe de su grupo. Participó en batallas contra las fuerzas fascistas en El Escudo, Piedras Luengas, San Glorio, Potes, etc. Contribuyó al esfuerzo popular para detener el avance fascista en el cuartel de Simancas (Gijón) y en La Argañosa (barrio de Oviedo), donde resultó herido. Atándose con un pañuelo la herida producida por una bala que tenía alojada en la pierna derecha, continuó combatiendo. También participó en la toma de los cuarteles de Loyola (San Sebastián) y en la batalla de Irún. El 23 de septiembre de 1936 marchó con un batallón de voluntarios al frente del puerto de Los Tornos (Cantabria). Iba equipado con fusiles mejicanos nuevos, los primeros que llegaron al frente republicano del Norte.

El 10 de octubre, entró en combate y fue herido gravemente de un balazo que le entró por la ingle con salida por los riñones. Salió en el orden del día, propuesto para sargento, por haber tomado, en compañía de tres milicianos, una posición llamada Las Cabañas de Noceco. El 28 de noviembre de 1936, solicitó el alta voluntaria y regresó al frente. Participó en los combates del 2 y 6 de diciembre de 1936 por la conquista de la posición de La Cabra, sufriendo su batallón gran cantidad de bajas. Posteriormente fue destinado al frente de Burgos, donde tomó parte en varias infiltraciones tras el frente enemigo, en las que se volaron vías y puentes.

El 1 de mayo de 1937 participó en los combates de Cilleruelo de Bricia, conquistando la posición de Somarriba de Quintanilla de Rucandio. Igualmente, intervino en los combates para la conquista de Espinosa de Bricia (4, 5 y 6 de mayo de 1937) y salió en el orden del día propuesto para teniente por los méritos de guerra.

El 4 de agosto de 1937 comenzó la ofensiva facciosa contra Santander. Encontrándose en el principal punto de ataque, en el puerto de Carrales (carretera Santander-Burgos), tuvo que soportar el cañoneo y el bombardeo durante 15 días. Al no poder resistir tal masa de fuego, las fuerzas populares se retiraron del Castro de Bricia después de haber luchado ininterrumpidamente durante tres días y tres noches. De 130 hombres sólo quedaron 12, que lograron retirarse atravesando el campo enemigo al amparo de la noche. Siguió combatiendo en Bárcena de Pie de Concha, Alceda, Ontaneda, Fuente Viesgo y Las Presillas, donde, acorralado por los tanques italianos, cayó prisionero. Logró luego escapar tirándose por un precipicio y sufriendo un tiroteo. No pudo pasar a Asturias y se retiró a tierras cántabras, donde cayó nuevamente prisionero.

El 6 de septiembre de 1937 escapó de nuevo y después de andar un centenar de kilómetros logró llegar a Asturias. Matarranz participó en combates de El Mazuco, formando parte de la Brigada Montañesa. Al llegar a perderse la posición, le hicieron otra vez prisionero y de nuevo consiguió escapar y llegar a Santander. En diciembre de 1937, fue detenido en Torrelavega por los fascistas, padeciendo las más brutales torturas. El 30 de diciembre de 1937 fue sometido a Consejo de Guerra y condenado muerte por «auxilio a la rebelión». Cuando llevaba un año condenado a muerte, se le llevó de nuevo al cuartel de la Guardia Civil para infligirle nuevas y dolorosas torturas. El 18 de octubre de 1939 fue nuevamente condenado a muerte. Poco después sería indultado, quedándose la pena reducida a 30 años de cadena perpetua, de la que se libró en julio de 1942 por medio de un nuevo indulto, gracias a los esfuerzos de sus padres para que se enviaran informes favorables de su hijo.

A cambio de su libertad, Matarranz fue recluido en La Franca. Pero incluso desde allí continuó en contacto con el Partido Comunista de España (PCE) y con las guerrillas, concentrándose entonces su lucha en distribuir panfletos propagandísticos y servir de enlace entre los comités provinciales de Santander y Asturias con los guerrilleros.

En 1943 cayó en una redada, y no teniendo contacto con el PCE, formó el Comité Provincial de Santander. Luego tomó contacto con la guerrilla astur-montañesa, de la que fue su responsable político. Durante cuatro años sorteó el peligro clandestino en el monte y en el llano. El 25 de noviembre de 1946 fue sorprendido en una reunión con otros guerrilleros, saliendo a tiro limpio y dejando atrás a un compañero muerto y otro herido. Le capturaron al día siguiente, después de habérsele agotado toda la munición que tenía. De nuevo fue torturado y estuvo incomunicado cuatro meses, siendo sometido a 22 diligencias. Juzgado por Consejo de Guerra Sumarísimo, fue condenado a seis años de prisión, siendo confinado en el famoso penal de Burgos como hombre peligroso para la patria.

En julio de 1952 salió en libertad condicional, tomó contacto con el PCE y continuó trabajando en la clandestinidad hasta la legalización del partido en 1977.

Felipe Matarranz, El Lobo —nombre que se le acuñó en un pasaporte falangista falso: José Lobo—, trabajó como encargado en la empresa Dragados y Construcciones, a la que se incorporó en 1960, ascendiendo a encargado general. Tras jubilarse, regresó a su pueblo natal de La Franca, ingresando posteriormente, ya a avanzada edad, en una residencia de Colombres.

En 1987, Matarranz publicó en Cuba con éxito su biografía, bajo el título Manuscrito de un superviviente. También es autor del libro Hay muchos Cristos, editado en Francia en 2004, donde narra sus vivencias en el bando antifranquista durante la guerra civil y la posterior dictadura, con el propósito de que se oyese la voz de los perdedores tanto tiempo ahogada, de recordar el rostro horroroso del franquismo, de denunciar falsedades históricas y de que las nuevas generaciones no se olvidasen de la lucha que sus antepasados libraron.

FUENTES: Felipe Matarranz González, Comité Regional de Asturias del PCE y diario La Nueva España de Oviedo (24-10-2004).

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 


Dónde dormir Dónde comer Playas Patrimonio Rutas Turismo activo Información práctica Eventos Naturaleza Etnografía Reseñas Pueblos Blog