Muñiz Lorenzana, Francisco Antonio

Oviedo › Asturias
[Turismo Asturias]

Descripción

Lo recoge la Gran Enciclopedia Asturiana (t. 20, págs. 83-84), en un artículo de Vidal de la Madrid Álvarez.

Nacido en 1752, era hijo de José Antonio Muñiz, arquitecto como él. Hizo dos cursos de Filosofía en el convento de San Francisco y otros dos de Matemáticas en la Universidad de Oviedo (1764-1768). Se inició en el oficio de arquitecto con Manuel Reguera; con él iba a colaborar hasta obtener su propio título en 1791. Después colaboró con Benito Álvarez Perera en la redacción de un informe sobre las obras del nuevo Santuario de Nuestra Señora de Covadonga, diseñado por Ventura Rodríguez y ejecutado por Manuel Reguera, en 1793, cuando aún no habían sido paralizadas. En su estudio indicó la necesidad de un incremento del presupuesto para terminar el proyecto, que se abandonaría definitivamente tres años después. A la vez siguió colaborando con Reguera, ocupándose del último proyecto de este arquitecto: la iglesia de San Vicente de Villapérez (1796-1798), ya desaparecida. Su gran oportunidad llegó con la desaparición de Francisco Pruneda, que dejaba vacante la plaza de maestro de obras de Oviedo, cuando Muñiz Lorenzana era el único maestro con título académico en la región. Obtuvo este cargo en el año 1813 y lo ocupó hasta 1827.

Su obra está condicionada en un primer momento por su dependencia del trabajo de Manuel Reguera y de otros maestros titulados de la región y, más tarde, denota la crisis económica de principios del siglo XIX y la corta ambición de los proyectos planteados. A finales de siglo se encargó de la reforma del hospital de la Magdalena de Oviedo (1796) y de la ampliación de la iglesia parroquial de Cancienes (1797). En el año 1798 presentó ante la Academia de Bellas Artes de San Fernando un proyecto para la nueva iglesia de Pola de Siero, que fue rechazado, y en 1803 elaboró, junto con el ingeniero José Fornells, un diseño para la iglesia parroquial de Gijón, que tampoco fue aprobado por el centro madrileño.

Su trabajo en las obras públicas también empezó de la mano de Manuel Reguera; fue su aparejador en la carretera vieja de Oviedo a Gijón y, después de desaparecer su maestro, dirigió los trabajos de la carretera de Castilla. También sustituyó a Pruneda en las obras públicas de Avilés, donde diseñó la fuente de la calle de Rivero (1816) y algunas viviendas de iniciativa pública.

Francisco Antonio Muñiz Lorenzana es el último representante de los arquitectos académicos asturianos del siglo XVIII y, aunque no alcanza la relevancia de otros maestros, cubre la transición artística al siglo XIX, en que la hegemonía profesional volverá a corresponder a los arquitectos foráneos.

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 


Dónde dormir Dónde comer Playas Patrimonio Rutas Turismo activo Información práctica Eventos Naturaleza Etnografía Reseñas Pueblos Blog