Un paseo por el casco histórico de Avilés

EuroWeb Media, SL
[Turismo Asturias]

Les proponemos un paseo por el casco histórico de Avilés, uno de los más bonitos y mejor conservados de Asturias, con inicio y final en la plaza del Ayuntamiento, recorriendo los barrios de La Villa y Sabugo, primitivos núcleos de la ciudad, al paso que visitamos alguno de sus más destacados monumentos.

En la Plaza de España, en la esquina con la calle San Francisco, se encuentra el Palacio de Ferrera (s. XVII) casa solariega de ese marquesado.

En la parte trasera se encuentra el antiguo parque de la propiedad, hoy hermoso espacio público.

Siguiendo por la citada calle encontramos la Fuente de los Caños de San Francisco (s. XVII), decorada con seis cabezas humanas y el escudo Real flanqueado por dos de Avilés.

Tras ella se halla la Iglesia de San Nicolás de Bari, bajo la advocación del santo protector de mercaderes y navegantes, mayoría en la villa medieval.

Perteneciente a la orden franciscana asentada en la ciudad en el siglo XIII, su diseño románico fue reformado a lo largo de los siglos XVI, XVII e incluso el s. XX.

Subiendo hacia la calle Galiana, en la esquina Julia de la Riva-Alfonso VII, se encuentra el Palacio de Balsera (Modernismo, s. XX), hoy Escuela Municipal de Música de estilo modernista.

Por la calle Galiana, con sus soportales y adoquinado, pasamos ante la Casa Arias de la Noceda, residencia de indianos con decoración rococó y la típica palmera como señal de su paso por América.

Casi al final de la calle, en el Pasaje de San Roque, se encuentra la Capilla del Ecce-Homo o también conocida como Jesusín de Galiana del s. XIX, desde donde cruzamos el Parque Carbayedo para tomar las calles Fernández Balsera y Cabruñana hasta el cruce con calle La Cámara, donde se encuentra el Palacio de Maqua (Historicismo, s. XIX), estructurado en bajo, tres plantas y bajo cubierta.

En la calle La Cámara hacia la izquierda, en la esquina con la calle Cuba, se encuentra la Casa Eladio Muñíz, otro ejemplo de arquitectura indiana.

Desde aquí es visible la Iglesia Nueva de Sabugo o de Sto.

Tomás de Canterbury (Neogótico, 1903), obra de gran calidad proyectada por Luis Bellido con planta de cruz latina, tres naves, crucero destacado, ábside poligonal y pórtico.

Bordeando la iglesia por la derecha y por la calle Marcos de Torniello encontramos la Plaza de Carbayo, corazón del antiguo barrio marinero de Sabugo, donde se levanta la Iglesia Vieja de Sabugo, del s. XIII (Románico y Gótico) con remodelaciones de los siglos XVII-XVIII.

Conserva del original la planta de nave única, el ábside semicircular con tramo recto y dos buenas portadas: la sur y la occidental (acceso principal) con cuatro arquivoltas sobre columnas y capiteles decorados a base de motivos zoomórficos y antropomórficos.

Descendiendo por las calles Estación y Rui Pérez llegamos a la Plaza de los Hermanos Orbón (Modernismo, 1870-1883) edificada como nexo entre los núcleos de la Villa y Sabugo.

De forma rectangular, está conformada por edificios de dos o tres plantas con bajo cubierta y galerías acristaladas.

Accediendo al interior podemos contemplar los soportales sobre columnas de fundición unidas mediante arcos de medio punto y el mercado permanente con cubierta de estructura metálica, en el que se sigue celebrando los lunes el mercado concedido por los Reyes Católicos hace más de 500 años.

Abandonando la plaza por la salida de la calle La Muralla hacia el Parque del Muelle encontramos el Palacio del Marqués de Camposagrado con dos fachadas.

La que contemplamos, de carácter defensivo por dar a la ría, con una galería de arcos escarzanos.

Por la calle Cuesta de la Molinera y en la Plaza de Camposagrado, daremos vista a la fachada Sur, terminada en 1696 y más impactante debido a las torres laterales, el gran escudo de armas y el almohadillado decorativo empleado.

Aquí también se encuentra la Escuela Municipal de Cerámica, edificio del s. XVI.

Si tomamos por la calle situada entre este edificio y el palacio de Camposagrado llegaremos a la Iglesia de los Padres Franciscanos, (Románico, s. XII) conservando original la portada, siendo el resto fruto de las reformas del s. XV y XVIII.

En el interior del templo se encuentran los restos, que están en una urna bajo arcosolio a la izquierda del altar mayor, del insigne D.

Pedro Menéndez de Avilés, fundador de la ciudad más antigua de los EEUU: San Agustín de La Florida.

Anexa a la iglesia se encuentra la Capilla de Santa María de Los Alas (s. XIV) uno de los mejores ejemplos del protogótico en Asturias.

Desde aquí, por la calle Ferrería, encontramos en la esquina de la calle Sol el Palacio de Valdecarzana (Gótico, s. XIV), de dos pisos.

El inferior con dos accesos de arcos apuntados y el superior con una galería de cuatro arcos geminados.

Actualmente acoge el Archivo Histórico Municipal.

El último tramo de la calle la Ferrería, con todo su ambiente medieval, nos lleva a la Plaza de España en la que como final, observamos el edificio del Ayuntamiento de Avilés (Barroco, 1670) obra de Juan de Estrada, con un cuerpo central y dos cuerpos laterales porticados.



Dónde dormir Dónde comer Playas Patrimonio Rutas Turismo activo Información práctica Eventos Naturaleza Etnografía Reseñas Pueblos Blog