Ciudades de Asturias

Escrito el 17/11/2020
EuroWeb Media, SL

Asturias es triádica: se habla de la Asturias de oriente, centro u occidente; de Norte a Sur se divide en costa, valles intermedios y montaña; el trisquel es un característico motivo decorativo de la etnografía asturiana y la ventana trífora, típica del Arte Prerrománico Asturiano, se ha convertido en el logotipo turístico de la Comunidad Autónoma.

Y reforzando esta tendencia tripartita Oviedo, Gijón y Avilés se erigen, formando un triángulo, como los asentamientos urbanos de mayor relevancia del Principado.

Oviedo como capital administrativa y Gijón y Avilés como centros comerciales y de intercambio económico gracias a su condición de ciudades portuarias.

Oviedo, fundada en el año 761, fue durante los siglos VIII y IX capital del único reino cristiano cuando la Península Ibérica estaba dominada por los musulmanes.

El carácter que impregnó aquella gesta ha permanecido como signo de identidad de la ciudad y sus habitantes.

Actualmente es una ciudad renovada, cuidada y dinámica, con un alto nivel de equipamientos y servicios en contínuo crecimiento, manteniendo su pasado sin perder una sola oportunidad de innovar.

Gijón, habitada desde el s. V a. C. por los cilúrnigos, fue elegida por los romanos como asentamiento (s. I d. C.) por su bahía y posición geográfica en el centro de la región.

Significativos restos arqueológicos (fábricas de salazones, muralla, termas...) testimonian una pretérita prosperidad que hogaño se reproduce.

En el tránsito a la modernidad, destaca la figura de Gaspar Melchor de Jovellanos, que desde su Gijón natal promovió el desarrollo del país.

El interés por la calidad en su desarrollo urbano, por el arte, por la tecnología y la ciencia demuestran que el espíritu ilustrado de Jovellanos anima el Gijón del futuro.

Avilés fue fundada en la Edad Media (s. X) como ciudad comercial y marinera, hecho que ha dejado esa impronta que se percibe en las ciudades acostumbradas al intercambio, a recibir y a dar, a abrirse ante las posibilidades de lo nuevo sin perder por ello su identidad.

Sólo así se explica que después de 1000 años, no se haya desdibujado la personalidad histórica de Avilés, palpable en su bien conservado casco antiguo y en el carácter festivo y amigable de sus habitantes.

Pero las ciudades deben de ser descubiertas por cada viajero.

Solo el caminante que recorre la ciudad, que habla con sus gentes, que come y bebe, que se divierte con ellos es capaz de descubrir lo que, para bien o para mal, hay de verdad en los mitos.

Las/os ciudadanas/os de Oviedo, Gijón y Avilés le invitan a ello.

Asimismo, desde estas tres ciudades, y gracias a su ubicación geográfica en el centro de la región, el viajero podrá adentrarse en el resto de Asturias y descubrir sus playas y acantilados, sus pueblos de marcado carácter marinero, sus valles y montañas... En fin, un sinfín de recursos turísticos y culturales que le permitirán disfrutar de una región de marcados contrastes.