La cascada del Cioyo, lugar de encuentro de xanas y trasgos

Escrito el 25/10/2020
EuroWeb Media, SL

Lugar ideal para aventureros o simplemente para los que estén dispuestos a perderse en una zona que no conocen, la cascada del Cioyo en Castropol parece más bien un punto de encuentro para xanas y trasgos.

Llegar hasta este precioso lugar es una pequeña aventura, pero merece la pena incluso hasta perderse para encontrarse con este rincón, que con certeza habrá sido o es aún hoy lugar de reunión de xanas y trasgos (personajes de la mitología asturiana que habitan normalmente en zonas boscosas).

La ruta hacia la cascada comienza en Castropol por la carretera N-640 en dirección Vegadeo, pasando por Piantón, desde se toma la carretera AS-22 dirección a Boal, hasta llegar al pueblo de Samagán, donde se gira a la derecha por la carretera CP-4 en dirección a Penzol.

A medio kilómetro de Penzól hay que coger dirección a Vilarin, poniendo mucha atención durante el siguiente kilómetro y medio hasta encontrar unas viejas escuelas, punto de referencia para encontrar el inicio de esta misteriosa ruta, que se encuentra a unos 40 ó 50 metros de las escuelas.

Una vez encontrado el sendero de la ruta, la naturaleza asturiana despliega su magia y surge un bosque por el que se desciende hacia el río por una pendiente.

La ruta tiene su dificultad y hay tramos estrechos, además de tener que ir sorteando piedras y raíces.

Pero el esfuerzo y la concentración que requiere la ruta - que está señalizada -, tiene su recompensa por la indescriptible belleza del entorno, en el que te irás encontrando diferentes saltos de agua, hasta llegar a la gran cascada.

La cascada del Cioyo, el lugar ideal para pasar una tarde con familia o amigos

En el camino que conduce a la cascada algún “trasgu” juguetón y preocupado ha puesto una cuerda bien gruesa (maroma), para agarrarse bien fuerte y no perder el equilibrio.

De esta manera llegamos en plena forma a pie de cascada, listos para tomar el sol o la sombra, o dar buena cuenta de un nutritivo picnic o de algún refrigerio transportado al lugar para tan novedosa ocasión.

Los más valientes pueden incluso darse un chapuzón, disfrutando a tope del contacto con la naturaleza asturiana…

La cascada del Cioyo es, por tanto, el lugar ideal para pasar el día o la tarde, y de paso disfrutar del entorno de Castropol, tanto en el interior como en la costa, donde encontramos espléndidas playas y acantilados… Una propuesta para todas las edades y gustos, en el corazón del occidente asturiano.