Comer un cachopo en Asturias

Escrito el 19/10/2020
EuroWeb Media, SL

Es una recreación muy asturiana, una auténtica joya culinaria, que desata la creatividad en los fogones y la pasión en la mesa.

Por eso el cachopo se merece un decálogo de uso y disfrute.

Puede haber mil razones pra comer un cachopo en Asturias pero no te pierdas estas diez.

1. En Asturias alcanza un gran climax creativo.

Las prodigiosas mentes culinarias que se dan en esta tierra han contribuido decisivamente a ponerlo de moda, una moda que ahora hace furor fuera de las fronteras del Principado.

2. Convive, confraterniza, marida o como queramos ligarlo, con un producto muy de la tierra: la sidra.

Compone a las mil maravillas, en la mesa y en el paladar, con la bebida más asturiana.

3. Su esencia radica en la excelencia de la materia prima asturiana: La carne de ternera, los jamones de Tineo, las más de cuarenta variedades de quesos asturianos, la cecina, el lacón, las setas, los pimientos, o los pescados y mariscos del Cantábrico son componentes habituales de esta creación sin precedentes.
4. Los hay de muchos tipos, casi tantos como quien los cocina, y hasta la fecha hay casi cien variedades reconocidas sobre la versión original... Su origen se data en el Oviedo de los años cuarenta del siglo XX, si bien es cierto que la eclosión del cachopo se produce en las últimas décadas de la mano de las nuevas e innovadoras generaciones de cocineros asturianos.
5. La receta para un buen cachopo, según los entendidos, es sencilla: materia prima de calidad, conocimientos básicos de cocina, paciencia y unas dosis de imaginación son más que suficientes para gestar el manjar.
6. La juventud lo adora: sin duda una de las grandes virtudes del cachopo es que sabe cautivar a todas las generaciones, pero actualmente pega muy fuerte entre los jóvenes.
7. Tiene un alto valor nutritivo.
Tanto es así que es el plato ideal para un almuerzo contundente al mismo tiempo que profundamente placentero.
Con un buen cachopo en tu mesa estarás listo para disfrutar de una feliz jornada.
8. Es muy sociable como los asturianos, y por eso mancomuna muy bien.
Es decir, es un plato perfecto para compartir, y está claro que para un buen cachopo, dos a participar de la pitanza mejor que uno.
Por tanto, ideal para disfrutar en buena compañía.
9. Muchos críticos gastronómicos se han enamorado de él a primera vista, y tras probarlo, su vida ha cambiado para siempre... No se olvidarán nunca de Asturias
10. Si invitas a tus amigos a un buen cachopo, quedarás fenomenal y recordarán siempre tu detalle asturiano.