Romances anticlericales

Escrito el 30/09/2020
EuroWeb Media, SL


En Asturias hay muchas variantes de romances anticlericales. Mediante estas coplillas el pueblo se vengaba de las prohibiciones de la Iglesia y de la buena vida de algunos párrocos en comparación con la escasez de muchos hogares campesinos. También denuncian el carácter libidinoso de ciertos clérigos.

El señor Obispo manda
Que se acaben los cantares.
Primero se han de acabar
Obispos y capellanes.
A los curas cápenlos esti añu.
Quiera Dios que nun capen al mió amu,
Que me tien prometies unes medies,
Si lu capen quédome sin elles.
Pobres marineros.
Tristes y aflixidos:
Les vuestres muyeres.
Con otros maridos.
Unes con los cures.
Otres con los frailes
y les más hermoses
Con los capellanes.
Tenían unos becerros negros.
Fui llevalos a la Granda.
En el medio del camino.
Acordéime de Mariana.
Dexéi los becerros solos
y a dí la vuelta pa casa.
Yo dexéi la puerta abierta
y a topéila muy trancada.
—¿Tu que tuviste Mariana,
que tabas tan atrancada?
—Tou cansada de meter
camisas en la colada.
—¿Qué u' aqueso que se vei
debaxo de la nuesa cama?
—El gato del señor cura
que vien ver la nuesa gata.
—Nunca vi gato nin gata
con la corona rapada.