Los Pescados

Escrito el 10/09/2020
EuroWeb Media, SL


Agua Salada

Es fama justificada que los peces de aguas batidas son más sabrosos que los de otras más tranquilas. En el Cantábrico, que es como se llama en el Norte a esa parte del Atlántico que baña sus costas, tal impresión es generalizada, algo que también suelen percibir sin dificultad los visitantes.

Asturias, dispone de técnicas de pesca próximas a la pesca artesanal, con flotillas predominantemente de bajura, que desembarcan, por orden de importancia, especies como la merluza —y su hermana menor, la pescadilla—, el bonito, la bacalada, la sardina, el “pixín” (rape), el bocarte (boquerón), el gallo, el “chicharru” (jurel), el congrio, la “furagaña” y el “robayu” (lubina pequeña y grande respectivamente), el besugo, el salmonete y la “xarda” o “verdel” (caballa).

Otras especies menos abundantes, pero que pueden sin embargo ser bien típicas en las mesas de la hostelería o de los hogares asturianos, son el calamar (“chipirón” cuando es pequeño), el “tiñosu” (escorpena o cabracho), la chopa, el “golondru” (borracho o rubio), la “fañeca” (faneca o eglefino), el rey o virrey (que conviene no confundir con la palometa roja, mucho menos fina), la “gallapota” (maruca), el samartín (pez de San Pedro), el “rubiel” (pargo) o la “pica” (breca), entre otras que suponen un desembarco anual medio de veinte mil toneladas repartidas entre los diecisiete puertos pesqueros del Principado y sus respectivas rulas (lonjas), a la cabeza de las cuales figura Avilés, que acapara más del setenta y cinco por ciento del volumen regional.

Agua Dulce

También los ríos contribuyen a la buena fama de la mesa astur con especies como la diminuta angula (la cría de la anguila), que se captura entre otoño e invierno en la desembocadura de unos pocos ríos, de manera especial en la del Nalón, junto a San Esteban de Pravia y San Juan de la Arena (“angula de la Arena”). Más antigua en el tiempo es la pesca del salmón, especie en la que los ríos asturianos se llevan la palma a gran distancia de otros cauces españoles. Es bien sabido que el primer salmón que se captura cada temporada (de primavera a verano) recibe el nombre de campanu y obtiene cotización millonaria.

Esos ríos ofrecen asimismo deliciosas truchas y otra especie no menos exquisita pero menos abundante, a medio camino entre el salmón y la trucha, el denominado reo, conocido en ocasiones como “trucha asalmonada”.