Los Ex Conxuraos de Llanera

Escrito el 04/10/2020
EuroWeb Media, SL


El romance de los Ex Conxuraos rememora la excomunión a la que se vieron sometidos los vecinos de Llanera, hace cinco siglos, al negarse a pagar los tributos a las autoridades eclesiásticas.

El romance dice así:

En 1408 de nuestra cristiana era
ocurrieron ciertos hechos
de los que salen maltrechos
los vecinos de Llanera.
La tierra ellos roturaban
hasta las duras entrañas
y con ello procuraban
leche, nabos y castañas.
Mientras en casa cercana
en la torre el homenaje
el comendador zampaba
un suculento potaje.
Buena vida él se daba
pues obtenía buenos brutos
por cobrarles atributos
que la Mitra recaudaba.
Cierto día los vecinos se plantaron
al ver que se aprovechaban
de los que tanto sudaban
y los impuestos negaron.
En un establo lucharon
y tras una gran batalla,
atándolo en una valla
al comendador vejaron.
Raudo y con decisión,
el obispo don Guillén
por considerarlo a bien
anunció la excomunión.
Desde entonces y por fuera
los tratan como apestaos
por ser los exconxuraos
y perxuraos de Llanera.
Para quitarles su ego
y tener más sumisión
el nuevo obispo don Diego
los mandó de procesión.
Iban con sacos de toga
según en los libros reza,
con ceniza en la cabeza
y como adorno una soga.
Al ver a los de Llanera,
el gentío voceaba
y con gran saña exclamaba
que ni el polvo siquiera.
Para obtener el perdón
en la catedral rezaron,
los vecinos que allí entraron
y toda la corporación.
Han pasado muchos siglos
de los que aquí hoy relatamos
y muy fuerte hoy gritamos:
¡Viva los exconxuraos!