Leyenda de la Virgen de la Guía

Escrito el 29/09/2020
EuroWeb Media, SL


Esta leyenda procede del pueblo de Posada de Llanes. Pertenece al ciclo de leyendas de imágenes milagreras. Iconos que se encuentran y se pierden como la fe de las personas.

Cuentan que había una imagen muy venerada por los pescadores de Llanes. Ocupaba un pequeño camarín a la entrada del puerto. A ella pedían los marineros una buena pesca cuando se iban a la mar y le daban las gracias cuando regresaban sanos y salvos.

Una noche, una mujer de la nobleza llanisca, llevada por el despecho o por ver su voluntad contrariada por alguna cosa, arrojó la imagen al agua. Como ella no se hacía a la mar cometió esta villanía, tal vez con la única intención de llamar la atención.

Con gran disgusto de todo el pueblo la imagen se dio por perdida.

Al cabo de unos días, unos pescadores vieron en alta mar como una gaviota volaba en círculos sobre un punto fijo. Se aproximaron y vieron con gran alegría que lo que flotaba entre dos aguas era la imagen perdida. Desde entonces esta colocada de nuevo en la costa para servir de punto de referencia a los marineros.

Es la Virgen de Guía.