Arias, Ernesto

Lugones › Siero › Asturias
[Turismo Asturias]

Descripción

Ernesto Arias González, actor que, aunque nacido en Corias (Cangas del Narcea, Asturias), se considera de Lugones (localidad del concejo o municipio asturiano de Siero que está a 13 km de la villa de Pola de Siero, la capital municipal), donde se instaló con su familia cuando contaba 3 años.

Afincado en Madrid, el 3 de abril de 2010 recibió, en el transcurso de una gala celebrada en la Casa de Cultura de su localidad de adopción, el galardón «Pueblo de Lugones», creado por la local Agrupación Folklórica «La Sidrina», que el jurado del premio había acordado concederle por unanimidad en reconocimiento a su brillante y ejemplar trayectoria profesional en el mundo del Teatro y de las Artes Escénicas. El galardón, consistente en una pieza única de cerámica refractaria, fue elaborado por el Taller Laborna, de Balbona (Siero), regentado por los artesanos Florentino Iglesias y Elvira López.

APUNTES AUTOBIOGRÁFICOS*

Crecí y viví en Lugones desde que mi familia se trasladó desde Corias (Cangas del Narcea) cuando yo tenía 3 años. Estudié en la escuela de la Ería y la primera vez que me subí a un escenario fue con 7 años cuando los chavales de 8º de EGB organizaron un festival para sacar dinero para el viaje de estudios y a mí me escogió una alumna de octavo (no recuerdo su nombre, sólo recuerdo que era hija de un médico que estuvo en Lugones que se llamaba Cofiño) para hacer algo de flamenco. (Todo esto seguramente no lo recordaría si no fuese porque guardo algunas fotos de ese festival).

Lo que sí recuerdo con claridad fue que más adelante cuando tenía 9 años, participé en La Cantata de Santa María de Iquique y Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta, un espectáculo que fue un acontecimiento en Lugones, ya que se representó en el prao Santa Isabel, y contaba con música en directo del grupo de Lugones Kuntur Uasi.

Este espectáculo estaba dirigido por Jesús Pérez-Llana, que es la persona —aparte de mi familia— que más me ha influido en mi vida y no sólo en lo teatral si no también en lo personal. Con él empecé con 9 años y no dejé de hacer teatro hasta por lo menos los 27 o 28, unos años después de venirme a Madrid. Con él hice muchas obras en el grupo de teatro de la Casa de la Cultura de Lugones, que más adelante, cuando contaba yo con 12 años, se convirtió en Trasgos Teatro (que también recibió el [galardón] Puente Viejo, no recuerdo la edición).

Una vez acabados mis estudios de electricidad en Noreña (tenía 19 años), mi vida teatral pasó de ser un mero divertimento de niño y joven a ser algo más serio en mi vida; y fundamentalmente por tres acontecimientos: El primero es que tras no pensarlo mucho decidí (siempre con el apoyo de mis padres) estudiar en Gijón en el ITAE (Instituto del Teatro de de las Artes Escénicas). El segundo es que al mismo tiempo comencé con Etelvino Vázquez (también muy influyente en mi vida teatral, ya que además de trabajar con él también fue profesor mío en el ITAE) en el Teatro del Norte, donde estuve varios años. Y el tercero es que en Trasgos nos planteamos hacer teatro un poco más en serio llegando a considerarnos «semiprofesionales» (por esa época, quedábamos en Trasgos, Jesús Pérez, Rosa Manteiga, Santiago Alía y yo).

Toda esa época la considero muy importante en mi preparación, ya que fueron forjándose en mí actitudes y valores que todavía sirven de soporte en mi vida profesional. Recuerdo todos esos años con Trasgos organizando la Cabalgata, los Carnavales, las celebraciones del Día del Libro y, por supuesto, actuar en la Semana de Teatro de Lugones. Además durante toda esa época se fue despertando en mí la visión del Teatro como Arte y no sólo como mero entretenimiento; también la preocupación por el oficio del actor, por su formación y preparación, las técnicas, el entrenamiento, etc., todo ello gracias a mi actividad en Trasgos, Teatro del Norte y en el ITAE. Viví intensamente la vida teatral no sólo en Lugones con Trasgos y el Teatro del Norte, si no en toda Asturias, con mis compañeros del ITAE y con otros «teatreros» asturianos que poco a poco fui conociendo.

En el último curso del ITAE, en el que se hacían dos montajes teatrales como final de carrera, Jesús Cracio (director asturiano afincado en Madrid, que dirigía una de ellos), me propuso un pequeño papel en una obra que se haría en Madrid. Era el año 1992; sólo fueron dos meses de trabajo en Madrid tras los cuales volví a Asturias a finalizar mis estudios; pero ya había tomado la decisión de que una vez acabados probaría suerte en la capital.

De esa manera en octubre de 1992 me trasladé definitivamente a Madrid, pero todavía durante algunos años más me quedaría tiempo para volver algún verano a Lugones y preparar alguna obra con Jesús Pérez y representarla en la Semana de Teatro.

En Madrid las cosas al principio no fueron demasiado bien: podía mantenerme gracias a la ayuda de mis padres y a pequeños trabajos que fui encontrando, pero fuera del mundo teatral, cuyo contacto sólo mantenía por pequeñas colaboraciones con compañías independientes.

La suerte me llegó a finales de 1993 cuando realicé una audición ante José Luis Gómez (nueva persona influyente en mi vida teatral) para un nuevo proyecto que nacía en Madrid, Teatro de la Abadía. Resulté seleccionado junto con veinte personas más y comencé un nuevo periodo de formación que duró casi un año hasta que La Abadía se inauguró en febrero de 1995 (precisamente este año se cumplen los 15 años de La Abadía y he colaborado en la función que se ha realizado para la ocasión).

En La Abadía puedo decir que se cumplió definitivamente mi sueño de niño de ser actor, ya que se satisfacían todas las inquietudes teatrales que había adquirido con Jesús Pérez, Etelvino Vázquez y con mis profesores del ITAE; pero también allí fueron naciendo nuevas aspiraciones, ya que, siendo La Abadía una casa de teatro plena donde el actor conjuga formación y actuación, he tenido la ocasión de conocer a grandes Maestros y Profesionales del ámbito teatral español e internacional, de los que he tratado de nutrirme al máximo.

En el año 2004 José Luis Gómez me propone ser Coordinador de Formación de La Abadía, cargo que desempeñé a la vez de mi trabajo de actor en la casa.

Paralelamente a mi trabajo en La Abadía, poco a poco fui colaborando con otros proyectos teatrales y compañías madrileñas como Rakatá Teatro, y pequeñas apariciones en el audiovisual. Y en el año 2008, decido distanciarme de La Abadía, dejando mi cargo de Coordinador de Formación, pero esto no me hace desvincularme del todo de La Abadía ya que de vez en cuando sigo impartiendo algunas sesiones de trabajo con actores y actrices más jóvenes y también participo en alguna producción.

Este distanciarme de La Abadía provoca –para mi sorpresa- que comiencen a llamarme para impartir cursos y talleres de diferentes compañías e instituciones españolas, tarea que voy compaginando siempre que mi trabajo como actor me lo permite.

En el año 2008 Eduardo Vasco (director de la Compañía Nacional de Teatro Cásico) me propone integrarme en la Compañía, a la que pertenezco en la actualidad donde además de estar con la función De cuando acá nos vino, con la que durante todo el mes de abril [2010] estaremos en Barcelona, hemos comenzado a ensayar El Alcalde de Zalamea, que se estrenará este mes de julio en el Festival de Almagro y durante los meses de octubre y noviembre estará en Madrid.

Algunas de las obras que hice con Trasgos en Lugones fueron:

 

  • Yerma, de Lorca
  • El Retablo de las Maravillas, de Cervantes.
  • El Refajo de la Celestina, de Blanco Amor.
  • Corazones de Papel de Plata, creación colectiva.
  • Tris, tras, tres trastos, creación colectiva.
  • La farsa del Cornudo Apaleado, de Alejandro Casona.
  • Pareja Abierta, de Darío Fo.
  • Soldados, creación colectiva.
  • Yo, Molière, creación colectiva.
  • La Muerte y la Doncella, de Ariel Dorfman.
  • Y un larguísimo etcétera… todas ellas dirigidas por Jesús Pérez.

Con el Teatro del Norte:

 

 

  • El Mio Coito o la Épica del BUP,de Maxi Rodríguez.
  • El Retablillo de Don Cristobal, de Lorca.
  • Comedia del Arte, creación colectiva.
  • Dirigidas por Etelvino Vázquez.

Con el Teatro de La Abadía:

 

 

  • El retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte (1995-1996) de Valle Inclán, dirigido por José Luis Gómez, espectáculo en el que ha participado en sus distintas reposiciones.
  • La noche XII (1996) de Shakespeare, dirigido por Gerardo Vera.
  • Fausto (1997) de Goethe; dirigido por Götz Loppelman.
  • El señor Puntila y su criado Matti (1998) de Bertolt Brecht, dirigido por Rosario Ruiz Rogers.
  • La baraja del Rey don Pedro (1999-2000) de Agustín García Calvo, bajo la dirección de José Luis Gómez.
  • El mercader de Venecia (2000-2001) de Shakespeare, dirigido por Hansgünther Heyme.
  • Mesías (2001-2002) de Steven Berkoff, dirigido por José Luis Gómez.
  • Defensa de Dama (2002) de Joaquín Hinojosa e Isabel Carmona, dirigida por José Luis Gómez.
  • Rey Lear (2002-2003) de Shakespeare, dirigida por Hansgünther Heyme.
  • Garcilaso, el cortesano (2003-2004), sobre textos de Garcilaso, Boscán y Castiglione.
  • Terrorismo (2005) de los Hermanos Presniakov, ambos bajo la dirección de Carlos Aladro.
  • Comedia sin Título» (2006) de Lorca, dirigida por Luis Miguel Cintra.
  • El portero (2006-2007) de Harold Pinter, dirigida por Carles Alfaro.
  • La Ilusión (2007) de Tony Kushner, dirigida por Carlos Aladro.
  • Días Mejores (2008-2009) de Richard Dresser, dirigida por Álex Rígola.
  • El Arte de la Comedia (2010) de Eduardo de Filipo, dirigida por Carles Alfaro.

Con la compañía Rakatá Teatro, ha participado en:

 

 

  • Desde Toledo a Madrid (2006) de Tirso de Molina, dirigida por Carlos Aladro.
  • El perro del hortelano» (2007-2008) de Lope de Vega, dirigido por Lawrence Boswell.
  • Con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, ha participado en:
  • De cuando acá nos vino (2009) de Lope de Vega, dirigido por Rafael Rodríguez.
  • Ensayando El Alcalde de Zalamea de Calderón de la Barca, dirigida por Eduardo Vasco.

Como Asesor de Palabra o Verso:

 

 

  • Sobre Horacios y Curacios (2003) de Bertold Brecth, producida por La Abadía y dirigida por Hernán Gené.
  • Auto de los Cuatro Tiempos (2004) de Gil Vicente, El misterio del Cristo de los Gascones (2006), ambas producidas por Nao d´amores y dirigidas por Ana Zamora;
  • Fuenteovejuna (2008) de Lope de Vega, producida por Rakatá Teatro y dirigida por Lawrence Boswell.

Cursos y talleres: Escénica Andalucia, ESAD de Valladolid, ESAD de Vigo, la Unión de Actores de Castilla-León, Aula de Teatro de la Universidad Carlos III, Rakatá Teatro, Cuarteto Teatro, etc.

 

Notas

(*) Datos aportados por Ernesto Arias a la Agrupación Folklórica «La Sidrina» de Lugones, a comienzos de 2010 y con motivo de la entrega del galardón «Pueblo de Lugones».

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 


Dónde dormir Dónde comer Playas Patrimonio Rutas Turismo activo Información práctica Eventos Naturaleza Etnografía Reseñas Pueblos Blog