Medio, Antonio

Gijón › Xixón › Gijón › Asturias
[Turismo Asturias]

Descripción

  • Autor: Boni Ortiz*

Nuestros mayores recuerdan muy bien este estribillo de la romanza Las campanas de Madrid, que en el año 1947 gozó de tal popularidad que llegó a convertirse en un «hit parade» nacional. La cantaba Antonio Medio y formaba parte de la zarzuela Un día de primavera, con música del maestro Jesús Romo y libreto de los hermanos Guillermo y Rafael Fernández Shaw, estrenada en el Teatro Calderón de Madrid el 19 de septiembre de 1947.

... Pero vayamos por partes. Antonio Medio** (Gijón, 1911-1977) se inició escénicamente en el Centro Católico de Gijón a los 16 años. Su primera aparición en un programa la vemos a primeros de 1928 en una «Velada Literario-Musical» de dicho centro. En aquel momento era un joven actor aficionado muy emprendedor, como prueba su destacada participación en la Agrupación Artística MAMBAJ (siglas de los miembros del grupo) y en cuadros artísticos de diversos centros de la Sociedad de Cultura e Higiene de Gijón. Marcelino Junquera no tardaría en descubrir sus cualidades de cantante formando parte de Los Farapepes, notable conjunto vocal gijonés de los años treinta, origen de la Compañía Asturiana de Comedias.

Antonio Medio impulsó que ambas agrupaciones orientasen su actividad artística en el campo profesional ya antes de nuestra Guerra Civil. En aquella circunstancia y como muchos otros jóvenes de veintiséis años, nuestro cantante fue movilizado para defender la legalidad republicana además de formar parte del Control de la Industria Teatral y Cinematográfica en representación de los actores de la UGT, organismo que estructuró por primera vez el sector de los espectáculos públicos en una verdadera industria. Algunos no lo olvidaron y a la entrada de las tropas nacionales, fue detenido en el Cuartel del Instituto Jovellanos y llevado después al local de Falange en la Calle Corrida, donde el jefe local Basterrechea junto a Paco «Lunares» y otros siete falangistas, lo molieron a palos hasta casi la muerte. La intermediación de su antiguo jefe, Juan Valdés de «Vapores Suardíaz», le salvó del «paseo» que aquella escuadra negra le tenía preparado.

Meses después en Valladolid, donde cumplió su militarización forzosa con el ejército nacionalista, forma parte del Coro del acuartelamiento. En cierta ocasión lo oye por la radio José Navarro, agente artístico y conocido de Eladio Cuevas, director de la compañía de zarzuelas que venía actuando en la «zona nacional», y se interesa por él. Ambos, junto al maestro Jacinto Guerrero, le hacen una prueba de la que sale más que airoso, debutando el 16 de septiembre de 1938 en el Teatro Calderón de Zamora con la zarzuela Los Gavilanes y en el papel de Juan el Indiano. A partir de ese momento el camino ascendente de Antonio Medio en el campo de la lírica fue imparable.

En la década de los cuarenta y los cincuenta su nombre se impuso a otros cantantes ya veteranos como Marcos Redondo, Eladio Cuevas o Fernando Heras. Con algunos de ellos formó compañía llegando a ser su empresario. Para «El Barítono de la Voz de hierro» —sobrenombre con el que se conocía a Antonio Medio en toda España—, escribieron autores como Fernández Shaw, Felipe Seoane, Serrano Anguita, Carreño Lozano y maestros como Romo, Alonso, Guerrero, o Sorozábal.

De este último compositor estrenó De Sevilla a Triana, La Eterna Canción, o Don Manolito que, junto a Black el Payaso, significaron todo un hito en la zarzuela de posguerra, por haber constituido ambos uno de los mayores éxitos del género, artísticos y de público, a pesar de ser boicoteadas por la prensa silenciando los estrenos y las posteriores representaciones. A Pablo Sorozábal el franquismo no le perdonaba su Katiuska con un héroe del Ejército Rojo, bolchevique, positivo y enamoradizo, siendo considerado un desafecto al régimen. El 18 de febrero de 1943, fecha del estreno en Madrid de la opereta Black el Payaso, la policía llegó a tomar el exterior del Teatro Reina Victoria para intimidar al público que, pese a todo, lo llenó en la tarde de su estreno madrileño, ovacionando de pie durante más de 15 minutos al elenco con Antonio Medio a la cabeza junto a Pepita Embil y Manolo Gas y bajo la dirección orquestal del propio Maestro Sorozábal.

Sus éxitos nacionales no le impidieron soñar con la creación de una compañía en Asturias, con profesionales de aquí y un repertorio que pusiese en valor las características de su tierra y su gente. A base de muchos esfuerzos, de renuncias y, al final, a costa de su propio dinero, consiguió formar en 1949 la Compañía de Arte Asturiano con los mejores «elementos locales». Tras el fracaso económico y algunos problemas de salud, se ve forzado a buscar otros horizontes en América Latina, en donde pasará cuatro años terribles, comprobando en sus carnes cómo la colonia asturiana de ultramar estaba de espaldas a sus orígenes y sin el menor interés en sus señas de identidad. En buena medida el rechazo que provocaba el régimen del dictador Franco lo sufrió en su persona, sin comerlo ni beberlo.

La capacidad de lucha y superación de nuestro actor quedarían demostradas a su vuelta de América, formando compañía a los pocos meses. Antonio Medio grabó numerosos discos de zarzuelas con mucho éxito como las referidas Campanas de Madrid de Un día de primavera, con música del maestro Jesús Romo y libreto de los hermanos Guillermo y Rafael Fernández Shaw, estrenada en el Teatro Calderón de Madrid, del que nuestro cantante llegó a ser empresario. Otras compañías propias o compartiendo titularidad serían la Cía. Lírica de Antonio Medio y Pepita Embil (la madre de Plácido Domingo); la Cía. Ases Líricos; la Cía. Lírica de Antonio Medio y Eladio Cuevas..., y otras muchas, en las que fue Primer Barítono y Actor, como en la Cía Lírica Cifesa, o la Cía. de Celia Gámez.

Innumerables programas de aquella radio con músicas y canciones en directo; intervenciones en la novísima TV, tanto en América como en España, y también algo de cine. Participó en un par de películas de la productura Asturias Films de Jesús Rubiera: Jandro, en la que hace un pequeño papel (Catedrático de un Tribunal en un examen), y El puente de la paz, una película coral con guión de Pedro Masó y en la que Antonio Medio tiene una mayor protagonismo. Xan das Bolas, Alfredo Landa, José Luis Ozores, Elisa Montes y María Isbert serían algunos de los actores y actrices que participaron con Antonio Medio en el film.

La crítica actual valora muy positivamente esta película de la «España de la boina» en la línea de Bienvenido Mr. Marshall, y que no tuvo gran proyección debido al nuevo rumbo para el país que pretendía establecer la nomenclatura del régimen franquista que abandonaba las camisas azules y los correajes. Se comenzaba a salir del aislamiento internacional y la autarquía y se pretendía dar una imagen en technicolor, feliz y moderna, alejada de lo rural y más urbana. El puente de la paz (1957) cuenta las desavenencias y rencillas de dos pueblos vecinos y separados por un río, que recrea la crisis del Canal de Suez. Un año después, Jesús Rubiera, desde Asturias Films, produce Las chicas de la Cruz Roja, con sonrisas de colorín, músicas de Algueró y canciones de la Velasco, dirigida también por Rafael J. Salvia.

Sus notables actitudes de actor le permitieron trabajar en funciones no musicales, formando parte de diferentes compañías como la de Mary Carrillo y desarrollando él mismo diversas iniciativas en el teatro a partir de la década de los 60. El éxito del estreno de Un hilo al exterior, un monólogo escrito para él por Eladio Verde, le animó a crear la Compañía de Comedias Antonio Medio, con Maruja Baldoba como primera actriz y en la que encuadró al actor asturiano Rufino Peña.

La experiencia duró una temporada y lejos de desanimarse volvió a montar y a exhibir por buena parte de la geografía nacional el monólogo Bandera Negra, de Horacio Ruiz de la Fuente. La obra, de una gran carga dramática —hay quien lo considera el mejor monólogo escrito en lengua castellana—, fue estrenada en España por nuestro actor y su estreno madrileño se hizo en el Teatro M.ª Guerrero el 10 de enero de 1963 que, por entonces, era el que ejercía de Teatro Nacional de Cámara y Ensayo. El protagonista de Bandera Negra es Valentín Sánchez Mosquera, un profesor de Latín que de forma imaginaria se dirige a su hijo al que le van a aplicar la pena capital, sin albergar muchas esperanzas de ser oído. Una denuncia contra la pena de muerte, sin especificar país o sociedad que, a pesar de todo, estuvo prohibida por la censura franquista. Después de estrenar la revista Aprendiz de marido y dar unas docenas de funciones con la Cía. de Manuel Paso, con Lina Morgan, Quique Camoiras y Ángela Boenni, vuelve a Asturias, de donde ya no se irá. En esa época, Antonio Medio se iba resintiendo de forma especial de sus padecimientos: fuertes dolores reumáticos, problemas hepáticos y una soriasis galopante que le fue alejando de los escenarios. Se le iba marchitando la ilusión y acabando sus fuerzas, y la muerte de Matilde, su compañera desde hacía más de cuarenta años, el 10 de julio de 1977, le produjo una pena insuperable. A poco más de un mes, el 30 de agosto de 1977, murió nuestro actor y cantante a la edad de sesenta y seis años.

NOTA

(*) Comisario de la exposición itinerante Antonio Medio. Actor y barítono asturiano... que hizo sonar «Las Campanas de Madrid» y autor del folleto que, editado por el Gobierno del Principado de Asturias, acompaña a la misma e incluye una biografía de este notable artista asturiano.

(**) Tras plantear el Ateneo Obrero de Gijón la propuesta de bautizar alguna zona de la ciudad con el nombre de Antonio Medio, el Ayuntamiento gijonés acordó dar el nombre del conocido como «el barítono de la voz de oro» a un pequeño parque situado en la esquina de la avenida de la Costa y la calle Palencia, frente a la plaza de Europa, porque era su recorrido habitual. El 20 de marzo de 2011, en el centenario de su nacimiento, tuvo lugar el emotivo acto oficial de descubrimiento de la placa que bautiza esta zona verde que le rinde homenaje. Asistieron, entre otras personas, la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, la nieta del cantante, Matilde Medio, el presidente del Ateneo Obrero, Luis Pascual, y el dramaturgo Boni Ortiz.

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 


Dónde dormir Dónde comer Playas Patrimonio Rutas Turismo activo Información práctica Eventos Naturaleza Etnografía Reseñas Pueblos Blog