El románico desde Oviedo hacia el oeste


Las Caldas › Priorio › Oviedo › Comarca de Oviedo › Centro › Montaña › Asturias › España


  


Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  


Esta ruta está calificada como «Ruta del Románico»

  • Acceso: Se inicia el recorrido en Las Caldas (concejo de Oviedo), siendo el final en Celón (concejo de Allande)
  • Dificultad: Baja
  • Itinerario: Las Caldas (Oviedo), San Martín (Teverga), Villanueva (Teverga), Arrojo (Quirós), Cornellana (Salas), Obona (Tineo), Bárcena (Cangas del Narcea), Celón (Allande).

Descripción de la ruta

El románico es un estilo arquitectónico que se difunde por Europa gracias a las peregrinaciones y a la tarea colonizadora de las órdenes monásticas.

En Asturias la nueva arquitectura adquiere características propias debido al relativo aislamiento de la región tras la marcha de la Corte a León y a las tradiciones constructivas prerrománicas.

Este itinerario sigue la Ruta Jacobea del interior.

En él encontramos construcciones más relacionadas con el románico internacional.

El modelado del paisaje se vuelve más suave hacia el occidente, jalonado por numerosas sierras en las que la explotación agrícola y ganadera es el fundamental medio de subsistencia.

San Juan de Priorio.

Saliendo de Oviedo por el oeste en dirección a La Coruña, a siete kilómetros nos desviamos a la izquierda por la carretera que conduce a Las Caldas.

Destaca el único tímpano con decoración escultórica del románico asturiano.

Representa a El Salvador en la parte central, flanqueado por dos ángeles y los símbolos de los Evangelistas: león, hombre, buey y águila.

San Esteban de Sograndio.

Siguiendo por la N-634, a escasos kilómetros de la anterior, se alza, en lo alto de una loma que domina el valle de Oviedo, esta iglesia parroquial.

Construida en el siglo XII, sus capiteles se decoran con escenas caballerescas y, tema inusual en el románico, la crucifixión.

San Pedro de Teverga.

Nuestro camino continúa hasta pasar el puente sobre el río Nalón, a las puertas de Trubia.

Aquí tomamos la AS-228, antigua vía romana hasta San Martín de Teverga, donde visitaremos la iglesia de San Pedro, el mejor ejemplo de concatenación entre el espíritu áulico de las construcciones prerrománicas asturianas y el más intimista románico.

La ordenación del espacio interior, tres naves separadas por gruesas columnas, acusa la verticalidad de los edificios ramirenses.

A esto se añade el abovedamiento de las naves, el porche de acceso con tribuna y la cabecera, transformada posteriormente, formada por tres capillas rectas.

Pero San Pedro se fecha entre los años 1069 al 1076, en pleno románico, estilo visible en la decoración a base de ajedrezados, capiteles historiados, canecillos...

Santa María de Villanueva.

Cercana a esta localidad, en el pueblo de Villanueva, esta construcción quizá sea la que más se relaciona con el románico clásico francés.

Su rica decoración con temas vegetales, fantásticos, escenas bíblicas...

junto con la brillante factura de los relieves y las soluciones arquitectónicas del conjunto así lo confirman.

Referencia especial merece la hermosa pila bautismal del ángulo norte.

San Pedro de Arrojo.

Volviendo sobre nuestros pasos hasta el pueblo de Caranga, nos desviamos hacia el valle de Quirós, cuyo paisaje y poblamiento es el característico de la cordillera Cantábrica.

En el mismo borde de la carretera se levanta esta iglesia, con un ábside semihundido en el que se concentra la mayor parte de su decoración.

En su interior presenta añadidos góticos, como el rosetón del arco de triunfo o los sepulcros bajo arcosolio.

Monasterio de San Salvador de Cornellana.

Retomando la N-634, nuestra siguiente visita se realiza en Cornellana, topónimo que alude al antiguo asentamiento en estas tierras de una villa romana.

No en vano este fértil valle, regado por las aguas del Nalón, fue elegido por los cluniacienses para esta fundación.

Producto de una donación real, sufre una reforma en el siglo XIII, conservándose de esta época la austera iglesia de planta rectangular con tres naves separadas por igual número de ábsides.

El resto de las dependencias monásticas pertenecen a finales del siglo XVIII, así como la fachada y torres cuadradas de la iglesia.

Monasterio de Santa María de Obona.

En el Alto de La Espina, privilegiada ventana hacia las suaves y roturadas colinas del interior occidental, llegamos a Tineo, primera villa importante, desde la que tomamos la AS-218 hasta un apacible valle.

La fábrica de la iglesia es del siglo XIII y las dependencias de una renovación del siglo XVII.

El templo se eleva sobre los tejados del conjunto monasterial, que se halla en semirruina.

La apacible y silenciosa vida rural que lo rodea contribuye a conformarnos la imagen de un recóndito escenario románico.

San Miguel de Bárcena.

Continuando por esta carretera, en Bárcena encontramos este antiguo cenobio del que sólo permanece la iglesia.

De la antigua fundación prerrománica se conserva, incrustada en el hastial a modo de pieza museística, una pequeña ventana geminada de arcos de herradura.

La iglesia, de nave única y ábside semicircular, conserva pinturas del siglo XV.

Santa María de Celón.

Desde Bárcena tomamos la AS-219 hasta Pola de Allande y, a cuatro kilómetros en dirección a Cangas del Narcea, se halla la desviación hasta Santa María de Celón.

Al empobrecimiento arquitectónico y decorativo que denotan las fundaciones eclesiásticas de esta zona, se opone la portada de acceso, de tres arquivoltas, decorada con piñas y bolas, líneas de imposta y capiteles.

Son interesantes las pinturas murales del siglo XV.


Datos:


Dirección postal: Las Caldas. 33174 Oviedo. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH
Clasificado: Turismo activo › Rutas › Rutas del románico


Información relacionada

› Turismo en Oviedo

› No te pierdas

› Playas

› Rutas

› Turismo activo

› Naturaleza

› Patrimonio

› Gastronomía

› Sidrerías

› Restaurantes

› Fundación Princesa de Asturias

› Eventos

› Transportes

› Información práctica

› Sobre Asturias