Antigua Fábrica de Loza de San Claudio


San Claudio › Oviedo › Comarca de Oviedo › Centro › Montaña › Asturias › España


  

Teléfono de emergencias: 112


Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos


El nombre de la localidad de San Claudio (Oviedo) se asocia inmediatamente a esta fábrica, la más importante de este ramo en España, junto con la de La Cartuja en Sevilla, que fue inaugurada en 1901 y hechó el cierre en 2009, año en que fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico. Constituye un referente dentro de la historia industrial asturiana, por la relevancia de su producción y por haber dado continuidad a la tradicional producción cerámica existente en el Principado de Asturias.

Producía loza decorada para uso doméstico (juegos de café y vajillas), sinónimo de calidad. Se podían comprar directamente los artículos en su tienda, abierta en horario comercial.

Situada en la parte de la población, conserva parte de sus primitivas instalaciones. Las antiguas chimeneas de sus hornos, gruesas y abombadas, ponen la nota distintiva al paisaje.

Historia

La historia de la Fábrica de Loza de San Claudio, en Oviedo, arranca en 1901, por iniciativa del industrial Senén María Ceñal. La producción de esta fábrica se corresponde con loza, en concreto con loza feldespática, similar por su composición química y características físicas a la loza inglesa, que constituye su referente. Con el comienzo del siglo XX, en un contexto económico favorable en Asturias, arranca la producción de San Lázaro, fábrica que enlaza con la tradición alfarera de Siero a través de sus principales accionistas.

La fábrica vivirá a lo largo de su histórica diversos avatares empresariales que llevan, por ejemplo, en 1920, a la disolución de la sociedad inicial y su venta a José Fuentes Díaz- Estébanez, o la entrada desde los años 40 en la sociedad del Banco Español de Crédito. Finalmente, en 1992 se constituye la nueva sociedad fábrica de loza San Claudio, S.A. En 2009, siendo propietario de la misma Álvaro Ruiz de Alba, cierra sus puertas.

Bien de Interés Cultural

A propuesta de la Consejera de Cultura y Turismo, y por acuerdo del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias en su reunión de 1 de julio de 2009, esta fábrica fue declarada como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico (Decreto 54/2009, de 1 de julio, publicado en el Boletín Oficial del Estado de 30 de septiembre de 2009).

Del análisis histórico, arquitectónico, productivo y artístico de la fábrica de loza de San Claudio se extrajeron una serie de argumentos favorables a su declaración como Bien de Interés Cultural, en tanto que pieza clave de la historia industrial asturiana:

  • Fábrica inserta en la tradición científico-técnica y de las artes industriales asturianas, que remonta al siglo XVIII.
  • Encarnación del gusto artístico popular y de la vida cotidiana contemporánea.
  • Representación del colectivo empresarial asturiano del siglo XX.
  • Emplazamiento histórico industrial de la periferia urbana.
  • Cristalización de un sistema de organización de la producción aún vigente y un método «científico» de la organización del trabajo.
  • Singularidad y antigüedad de ciertas piezas constructivas obsoletas.
  • Calidad y adecuación a la función de otros inmuebles en uso.
  • Preservación de algunas máquinas y útiles vetustos.
  • Valía del archivo de empresa, con sus elementos dependientes.
  • Depósito y preservación de piezas producidas en la factoría en diversos museos asturianos, que documentan las principales vajillas, juegos destinados a usos alimentarios y la producción de fines higiénicos y otros, con las formas más características y las series decorativas propias, así como las contadas piezas de carácter artístico.
  • Caudal de conocimiento técnico «fósil», activo y útil, por responder a una tradición histórica de oficios que se han puesto al día progresivamente al hilo de la modernización de las instalaciones.

Los elementos más significativos del conjunto de San Claudio, desde un punto de vista patrimonial, son los siguientes:

  1. Taller de elaboración (nave en shed).– Naves de planta baja, cubiertas a dos aguas y adosadas algunas y separadas por estrechos pasillos otras. Renovadas en torno a 1957. Conjunto de planta rectangular que destaca por su sistema de cubierta, en el que se disponen siete estructuras a dos aguas que destacan por su reinterpretación del diente de sierra, alternando una vertiente acristalada con otra recubierta en teja plana.
  2. Almacén general (antigua nave de hornos).– Nave diseñada para albergar los desaparecidos hornos túnel de patente inglesa Gibbons. De 100 x 30 metros, tiene 15 metros de altura y parece responder a un proyecto del ingeniero A. Ríos, de los años 1962-63.
  3. Horno de flint.– Conservado en el extremo SO del complejo fabril, se le denomina «horno de botella» por su forma, estando datado en 1901. Es técnicamente un horno de flint (siendo el flint un tipo de sílice muy duro, de origen fósil), donde la piedra de cuarzo se transformaba en cristobarita. Dejó de emplearse hacia 1960. Realizado en ladrillo macizo refractario, reforzado en su pared inferior por cinturones metálicos.
  4. Horno de frita.– Fechado hacia 1901, se emplaza en la zona Sur del complejo. Era donde se fundía el esmalte (minio de plomo) hasta los años 1980. Ejecutado en ladrillo refactario macizo, con chimenea de sección cuadrada y notable altura, reforzada por celosía metálica.
  5. Taller de elaboración de pastas.– Taller donde se conservan las máquinas de pastas o de filtros-prensa. Es uno de los primitivos pabellones de la fábrica (fechable en la primera década del XX). Edificación de planta rectangular y una sola altura, que responde al modelo tradicional de caja de muros portante de mampostería con armadura de cubierta de madera, de cuchillo con pares y tirantes.
  6. Casas del Monte.– Contiguas al recinto fabril, pero fuera del mismo, en el llamado monte Braña. Conjunto de viviendas levantado hacia 1902-03, que responde al modelo de cuartel obrero. Disposición en un terreno en pendiente, adaptando planta rectangular y desarrollándose en dos pisos, con cubierta a dos aguas con el caballete paralelo al eje mayor. Consta de 12 viviendas, a razón de 6 por nivel. Son las únicas viviendas promovidas por la empresa a lo largo de su historia.
  7. Oficinas.– Dos edificios levantados hacia 1903l. Dos bloques, uno de planta rectangular y el otro de planta cuadrada. El mayor llegó a albergar 16 viviendas y el menor la del director. El primero pasa a tener uso administrativo antes de 1949 y el del director hacia 1958.
  8. Chimenea de la lija.– Construcción que sirvió para la aspiración del polvo de la lija de piezas. Se halla en la misma zona que los hornos.
  9. Antiguas oficinas y chimenea de Cerámica Asturiana.– Dependencias de la factoría cerámica contigua, fundada con anterioridad a la de loza y cerrada hace años. Es lo único que se conserva de la misma, pudiendo datarse la chimenea en la última década del siglo XIX y el edificio de oficinas hacia 1920.
  10. Colecciones de piezas elaboradas por la Fábrica de San Claudio conservadas en el Museo del Pueblo de Asturias de Gijón y en el Museo de Bellas Artes de Oviedo.
  11. Archivo de la Fábrica de San Claudio.
  12. Conjunto de bienes muebles de interés patrimonial conservados en la Fábrica.– Se trata de un conjunto de 9.726 piezas vinculadas a la producción histórica de la fábrica, actualmente en desuso.


Datos:


Dirección postal: Areñes, 2-6. 33193 Oviedo. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH
Clasificado: Patrimonio histórico › Patrimonio civil › Construcciones singulares


Información relacionada

› Turismo en Oviedo

› No te pierdas

› Playas

› Rutas

› Turismo activo

› Naturaleza

› Patrimonio

› Gastronomía

› Sidrerías

› Restaurantes

› Fundación Princesa de Asturias

› Eventos

› Transportes

› Información práctica

› Sobre Asturias