El Muelle, un parque delicioso


Avilés › Comarca de Avilés › Centro › Costa › Asturias › España


  

Teléfono de emergencias: 112


Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos


  • Autor: Alberto del Río Legazpi, escritor y periodista asturiano*

La mecha del progreso industrial la prendió, en Avilés -entre 1853 y 1854- la Real Compañía Asturiana, cuando comenzó a fabricar zinc en Arnao.

Posteriormente se animaron los indianos (generalmente de Cuba), que dieron a luz fábricas de vidrio, harina y hasta un notable ingenio azucarero en Villalegre. E incluso uno de ellos (el marqués de Pinar del Río) alumbró las noches de Avilés, primera urbe asturiana dotada de alumbrado público eléctrico.

Paralelamente, la ciudad se alborotó y les bailó el agua a los marismeños campos de Faraón y Caín, desecándolos, para construir sobre ellos la Plaza Nueva (o del mercado y cinco nombres más) y el parque del Muelle. Unían la Villa con Sabugo. Y a rebufo de eso creció una nueva ciudad.

No hay que hacerse ilusiones -cinematográficas o bíblicas- con la terminología de estos campos, mejor aplicar raseros de andar por casa. Así al campo de Faraón le vino el nombre de una boya con un faro grande -coloquialmente un 'farón'- que luego el personal amasó terminológicamente, a lo grandón, como Faraón.

Y aquí, desecadas las marismas -en 1890- y cambiado el muelle de ubicación, se plantó un parque que se fue sembrando de estatuas -episodio aparte- de factura francesa y basadas en motivos mitológicos griegos, que fueron trasladadas desde el desaparecido paseo del Bombé, episodio publicado.

En los 14.000 metros cuadrados de terreno resultante, diseñó los jardines, el arquitecto municipal Ricardo M. Bausá, que terminó dimitiendo por las continuadas 'intromisiones' del alcalde José Cueto muy dado a 'caciplar' en cuestiones urbanísticas (fue el que originó el lío de 'El Parche'). Le sustituyó, Federico Ureña González, quien materializó la obra y fue autor, además, del proyecto y realización (valorado en 12.900 ptas.), en 1894, del magnífico templete musical.

El éxito ciudadano de este parque fue multitudinario, a partir de su puesta en marcha -por fases- finalizando el siglo XIX.

Desde entonces y hasta que cedió su protagonismo, el 19 de mayo de 1976, al parque de Ferrera, el del Muelle, ha sido lugar de reunión y esparcimiento para muchas generaciones de avilesinos. Un espacio abierto a la amistad y a los ligues (muchos de los cuales terminaron ante el altar).

Hubo tiempos en los que, para casi todo, se quedaba aquí: en el parque. Era el único lugar en el que se podía escuchar música (cuando no abundaba tanto la enlatada), fabricada por bandas de músicos municipales. Y desde verbenas tradicionales, como 'La Batelera' a Ferias del Libro, pasando por muchas otras actividades.

También fue el sitio, charlando en uno de sus bancos, donde se fundaron sociedades locales tan trascendentes, como la Atlética Avilesina.

Tengo muy claro, y lo reescribo, que este parque es un grandioso monumento a la sociabilidad ciudadana. Un lugar tremendamente trajinado por el personal.

Hoy está en pausa, esperando el futuro.

Según planes urbanísticos, previstos, será la transición perfecta entre la ciudad monumental, donde está encajado, y la fachada marítima una vez reconquistada.

Entonces -cuando desaparezcan carreteras y vías ferroviarias- será una singular muelle emboscado para embarcaciones de recreo que atraquen en el vecino puerto deportivo.

Nacido por necesidades de unión (entre La Villa y Sabugo) será, ojalá más pronto que tarde, una mágica transición vegetal entre el centro de la ciudad y el mar. Por tanto sigue teniendo la misma vocación de bisagra entre pasado y futuro.

Es el parque más elegante de Avilés. Y quizás de Asturias.

Nota

(*) Este texto está publicado también en el diario La Voz de Avilés-El Comercio, con fecha 11 de diciembre de 2011, el mismo epígrafe y el subtítulo «Fue durante años masivo lugar de ocio de generaciones de avilesinos», en la página dominical «Los episodios avilesinos», que Alberto del Río dedica a aspectos históricos, artísticos, biográficos y costumbristas.


Datos:


Dirección postal: Calle del Muelle. 33402 Avilés. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH
Clasificado: Espacios Naturales › Naturaleza › Parques y jardines


Información relacionada

› Turismo en Avilés

› No te pierdas

› Playas

› Rutas

› Turismo activo

› Naturaleza

› Patrimonio

› Gastronomía

› Sidrerías

› Restaurantes

› Fundación Princesa de Asturias

› Eventos

› Transportes

› Información práctica

› Sobre Asturias