Sociedad «Humanitarios de San Martín» y pueblo de Moreda, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2007


Moreda › Aller › Comarca de la Montaña Central › Centro › Montaña › Asturias › España

 

 

FotosE-mailEventosRuta GPS

Teléfono/s:

 

985 258 755

 

Clasificado:

Municipio de AllerParroquia de MoredaMoredaCentro de AsturiasComarca de la Montaña CentralMontaña de AsturiasFundación Princesa de Asturias

Descripción

Acta del jurado

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2007, integrado por D. Jesús Arango, D. Evaristo Arce, D. Efrén Cires, D.ª Isabel Campuzano, D. Fernando Delgado, D.ª María Ángeles Fernández, D. Luis Felipe Fernández, D. Nicanor Fernández, D. José María Fernández del Viso, D. Ignacio García-Arango, D. José Félix García Gaona, D. Manuel García Linares, D.ª Kike Gómez Haces, D. Roberto Hartasánchez, D.ª Elisa Llaneza, D. José Luis Marrón Jaquete, D. José Luis Montes Suárez, D. Hugo Alfonso Morán Fernández, D. José Luis Pérez de Castro, D. Ignacio Quintana, D.ª Rosa Roces, D.ª Trinidad Rodríguez, D. José Adolfo Rodríguez Asensio, D. José María Rodríguez Fernández, D.ª Carmen Ruiz-Tilve, D.ª Cecilia Sanchís Migoya, D.ª Lidia Santamarina Pedregal, D. Javier Santos, D. Miguel Trevín, D.ª Covadonga Vigil Álvarez, presidido por D. Francisco Rodríguez y actuando de secretario D. Adolfo Barthe Aza, acuerda conceder el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2007 a la Sociedad Humanitarios de San Martín y Pueblo de Moreda, por su capacidad y determinación en el mantenimiento del espíritu de activa solidaridad al que históricamente hace honor su nombre y que tan eficazmente ha encarnado a través del tiempo y de difíciles vicisitudes y que las sucesivas generaciones han sabido asumir con fidelidad a sus principios y renovado entusiasmo colectivo, custodiando y enriqueciendo el legado cultural que hoy se reconoce y premia por mayoría.

El jurado acordó también resaltar los merecimientos y valores de la candidatura finalista de Torazo.

Oviedo, 17 de septiembre de 2007

Información sobre la localidad

La candidatura de la sociedad «Humanitarios de San Martín» y el pueblo de Moreda han sido galardonados con el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2007, según hizo público hoy en Oviedo el Jurado encargado de la concesión del mismo.

El Jurado de este Premio —convocado por decimoctavo año consecutivo por la Fundación Príncipe de Asturias— estuvo presidido por Francisco Rodríguez, presidente de Reny Picot; e integrado también por Jesús Arango, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo; Evaristo Arce, escritor y periodista; Isabel Campuzano, miembro del Instituto para la Calidad Turística Española en Asturias; Efrén Cires, presidente de Carbonar; Fernando Delgado, fundador de «Los Quijotes de Asturias»; María Ángeles Fernández, presidenta de la Federación de Mujeres Empresarias y Directoras Asturianas; Luis Felipe Fernández, profesor del IES de Vegadeo; Nicanor Fernández, director de la Fundación HC; José María Fernández del Viso, ex concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo; Ignacio García-Arango, ingeniero jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias; José Félix García Gaona, director general de Biodiversidad y Paisaje; Manuel García Linares, pintor; Kike Gómez Haces, presidenta de la Asociación Empresa Mujer; Roberto Hartasánchez, presidente del FAPAS (Fondo para la Protección de los Animales Salvajes); Elisa Llaneza, directora regional de Turismo; José Luis Marrón Jaquete, economista; José Luis Montes Suárez, director general de Administración Local; Hugo Alfonso Morán Fernández, ex presidente de la Federación Asturiana de Concejos; José Luis Pérez de Castro, director del Real Instituto de Estudios Asturianos; Ignacio Quintana, abogado; Rosa Roces, miembro del Patronato de la Fundación «Marino Gutiérrez Suárez»; Trinidad Rodríguez, catedrática; José Adolfo Rodríguez Asensio, director General de Patrimonio Cultural; José María Rodríguez Fernández, director General de Desarrollo Rural; Carmen Ruiz-Tilve, cronista oficial de Oviedo; Cecilia Sanchís Migoya, arquitecto; Lidia Santamarina Pedregal, directora del Museo Juan Barjola; Javier Santos, directivo del Colegio Oficial de Químicos de Asturias; Miguel Trevín, presidente de la Federación de Turismo Rural; Covadonga Vigil Álvarez, directora de la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias; y Adolfo Barthe Aza, secretario del Jurado.

La sociedad «Humanitarios de San Martín» se creó en 1905 en Moreda (concejo de Aller) con el objetivo de evitar los desencuentros entre los ganaderos locales y los del vecino concejo de Lena por el uso de las zonas limítrofes. Complementariamente, prestaba ayuda a todos sus miembros en caso de necesidad. La Asociación tomó su nombre del patrono de la parroquia y acordaron reunirse cada 11 de noviembre para celebrar su fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional en 1984. Durante la Guerra Civil, la Sociedad desapareció en su práctica totalidad, pero en 1966 descendientes de los antiguos miembros decidieron refundarla. Superadas ya entonces las disputas ganaderas vecinales, se centró en el objetivo de ayudar al necesitado y en recuperar la cultura asturiana. Hoy en día la Sociedad cuenta con más de 1.200 socios, casi la mitad de la población de Moreda, principal localidad del concejo. Esto ha llevado a que Moreda y Los Humanitarios sean un binomio inseparable, de modo que cualquier referencia a la localidad lleva implícita la mención a la Asociación y viceversa.

Además de la popular fiesta del 11 de noviembre, la Sociedad de Humanitarios realiza una intensa labor durante todo el año, principalmente en dos ámbitos: el cultural y el social. En el primero, destacan el encuentro «Tocando pelos pueblos», que reúne a conjuntos musicales de toda España y otros países, como Portugal o Francia, así como la creación de una Escuela de Música Tradicional, de la que surgió la banda de gaitas «La viga traviesa», que ha participado en numerosos festivales, como el Intercéltico de Lorient, en el que representó a España. Se ha interesado también por la divulgación con un concurso de cuentos en asturiano y la creación de un periódico semestral, La Voz de Aller. Además, ha realizado un amplio abanico de actividades, como exposiciones, desfiles, verbenas y fiestas. En 1992 se creó el Aula de Documentación Histórica Joaquín Rodríguez Muñiz. Por otra parte, la Sociedad concede desde 1975 el premio Humanitario del Año y también colabora activamente con el Ayuntamiento de Aller y otras asociaciones en la organización de distintas actividades, como ediciones de publicaciones, semanas culturales, concursos y citas deportivas, entre otras.

En la vertiente social, los Humanitarios, que han extendido su actividad a todo el concejo, intentan paliar las necesidades económicas, fomentar el empleo y promover la mejora de las viviendas y las infraestructuras públicas. Como uno de sus objetivos fundamentales a corto plazo, proyectan la creación de un Museo de la Escanda y de la Miel, la creación de una escuela sociocultural para padres e hijos y la creación de los Premios de Investigación Histórica Joaquín Rodríguez Muñiz, de carácter internacional. Entre las distinciones con las que ha sido reconocida su labor, se encuentran el Urogallo de Bronce (1989), concedido por el Centro Asturiano de Madrid; la Faba de Oro (1997); la Medalla de Plata a la Solidaridad (2005), de Cruz Roja Española, y el Premio Arándano de Plata, de la Comisión de Honor del Día de los Pueblos de Asturias (2006).

El Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias está destinado al «pueblo, aldea, núcleo de población o grupo humano del Principado de Asturias que haya destacado de modo notable en la defensa y conservación de su entorno natural o ecológico, de su patrimonio histórico, cultural o artístico, o en la realización de obras comunales u otras manifestaciones de solidaridad extraordinaria». Este galardón se convocó por primera vez en 1990, al cumplirse el décimo aniversario de la Fundación, y tiene una naturaleza y carácter totalmente diferentes a los de los Premios Príncipe de Asturias.

En esta edición concurrían un total de 22 candidaturas.

El Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias está dotado con veinticinco mil euros (aportando la mitad el Principado de Asturias) y es habitual que sea entregado personalmente por S.A.R. el Príncipe de Asturias, coincidiendo con su visita a la región para hacer entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

Entrega del Premio al Pueblo Ejemplar. Visita de los Príncipes de Asturias

El sábado 27 de octubre de 2006 fue un día inolvidable para muchos alleranos. Éstos dispensaron una cálida acogida a los Príncipes de Asturias, don Felipe y doña Letizia, que llegaron a mediodía a Moreda (capital del concejo de Aller) para hacer entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2007 a la Sociedad «Humanitarios de San Martín» y a los vecinos de dicha villa.

Fueron miles las personas que, en un día soleado, se dieron cita en la plaza de El Campu de Moreda, la de la Iglesia, engalanada para la ocasión.

Los Príncipes se mostraron en todo momento cercanos y distendidos, disfrutando de los distintos actos: asistieron a la puya´l ramu (subasta típica de la fiesta local de San Martín), en la que don Felipe pujó y se llevó un bollo de pan de escanda; se sentaron junto a varios niños ataviados con el traje regional, en una reproducción de una escuela de antes; presenciaron la demostración de los entibadores mineros; degustaron pan de de escanda; descubrieron un monolito, sobre el que se instaló la placa acreditativa del premio; compartieron almuerzo con los vecinos, de los que recibieron muchas muestras de afecto y a los que prodigaron los saludos...

A primera hora de la mañana, los Príncipes de Asturias habían visitado el pozo Agrupación Minera Aller, en la localidad allerana de Caborana, donde siguieron atentamente las explicaciones del ingeniero jefe y las demostraciones de los trabajadores sobre el funcionamiento de la explotación

DISCURSOS EN EL ACTO DE CONCESIÓN DEL PREMIO

Palabras de Gabriel Pérez Villalta, alcalde de Aller:

Altezas, autoridades, miembros de la Fundación y amigos todos.

Hoy es un día de alegría en el concejo de Aller, en el que damos la bienvenida a sus Altezas Reales, que nos visitan para entregar el Premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar a los Humanitarios de San Martín y al pueblo de Moreda.

Galardón otorgado con todo merecimiento a esta sociedad que lleva más de un siglo prestando ayuda a los necesitados de Aller, colaborando en la mejora de la calidad de vida de sus habitantes y desarrollando una importante labor en defensa de la cultura autóctona, y al pueblo de Moreda que siempre los apoyó solidariamente.

Éste es un concejo de larga tradición minera, desde mediados del siglo XIX, donde muchos trabajadores dieron su vida para que España pudiera disponer de la energía que necesitaba para su desarrollo, en los momentos más difíciles; su carbón, de reconocida calidad, era el preferido en el pasado, por ejemplo, como combustible para los barcos que iban a Cuba.

Contemplamos desde esta plaza el castillete del pozo San Antonio de Moreda y también el grupo escultórico del artista allerano Manolo Castañón, afincado en París, que representa el esfuerzo que las familias mineras hicieron en los momentos más duros para dar a sus hijos un futuro mejor.

A la vez, el concejo de Aller atesora una naturaleza privilegiada, siendo uno de los más bellos de Asturias, excelentes ríos trucheros, abundante fauna salvaje, corzo, rebeco, venado, jabalí, urogallos, etc., y unos paísajes de montaña increíbles.

Una riqueza que queremos conservar y que no queremos que sea deteriorada.

En el siglo XIX vivió un allerano, el más famoso cazador de osos, conocido por el nombre de Xuanón de Cabañaquinta, hombre corpulento y de 1,98 m de estatura que llegó a cazar 92 osos, algunos de ellos luchando cuerpo a cuerpo. Este personaje, que llegó a ser alcalde de Aller, acompañó al rey Alfonso XII en una cacería en los montes de Toledo, organizada por el marqués de Camposagrado; fue tal el éxito de la cacería que el rey le regaló a Xuanón una escopeta del armero real.

En otra ocasión el rey le invitó a que le acompañara en el desfile que se celebró en Oviedo. También acompañó a la reina Isabel II en su visita a Gijón.

Altezas, les agradecemos también sinceramente que no hace mucho vinieran a recorrer a pie la ruta que comienza en «Les Foces de El Pino» y finaliza en las de Río Aller, donde tuvieron la oportunidad de comprobar su belleza.

Desde este año, el concejo de Aller dispone de una estación de esquí, «Fuentes de Invierno», con unas condiciones óptimas para practicar ese bello deporte, y como conocedores que somos de la afición que sus Altezas tienen por él, desde aquí les invitamos a que vengan a practicarlo a «Fuentes de Invierno». Les va a gustar.

Termino felicitando, una vez más, a los Humanitarios de S. Martín y al pueblo de Moreda por este merecido galardón, por más de un siglo de trabajos humanitarios.

La Fundación de los Premios Príncipe de Asturias ha sabido valorarlo.

Muchas gracias, Altezas, por estar hoy aquí con nosotros los alleranos y muchas gracias a todos los que hoy nos acompañan.

Palabras de Esperanza del Fueyo, presidenta de los Humanitarios:

Altezas, excelentísimas e ilustrísimas autoridades, señoras y señores:

Pepe Campo, nuestro gran poeta, ya decía: «el ruidu allegró hasta Madrid…»

Así lo sentimos esta Junta Directiva el día que esperábamos el fallo del Jurado del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias. Estábamos sentados en la sala de nuestra sede social, trabajando en la elaboración del programa de la fiesta, en honor al patrón San Martín, cuando aquella tarde del pasado 17 de septiembre de este año, el Presidente del Jurado nos llamó para darnos la noticia: LOS HUMANITARIOS DE SAN MARTIN Y PUEBLO DE MOREDA habíamos sido elegidos «Pueblo Ejemplar de Asturias 2007». El latir de nuestros corazones superaba con creces al ruido de unos pocos «volaores», que teníamos para poder anunciar tan excelente noticia al resto del pueblo y, sin duda,… «El ruidu allegró hasta Madrid…». El poeta Pepe Campo, como una premonición, describió lo que hoy, profundamente emocionados, estamos viviendo.

Queremos mostrar, con todo respeto y admiración, el mayor de los agradecimientos a SS.AA.RR. los Príncipes de Asturias por haber venido a entregarnos personalmente este galardón, el cual, año tras año, sirve, entre otras cosas, para seguir conociendo, pasín a pasín, nuestra querida Asturias.

Muchas gracias a la Fundación Príncipe de Asturias por su indiscutible contribución al enriquecimiento cultural de nuestra Comunidad, a los miembros del Jurado que tuvieron a bien concedernos este prestigioso premio. Agradecimiento que debemos hacer extensivo al Gobierno del Principado y a la Corporación municipal, al pueblo de Moreda, así como a las instituciones, entidades, empresas e industriales, ya que todos nos ayudan a convertir proyectos en realidades. Gracias a todas esas personas anónimas, entre las que están incluidos «los directivos en la sombra», ejemplo de solidaridad y discreción, que son el sustento de nuestra Sociedad y, sin cuya colaboración, nuestra existencia no sería la misma. Gracias, en definitiva, a todos los que de una manera u otra, contribuyeron a que esta ilusión sea una bella e inolvidable realidad.

Cada rincón de Asturias ofrece una riqueza diferente con sus peculiaridades; a nosotros nos gustaría destacar las correspondientes al pueblo de Moreda y sus gentes, «los humanitarios». A lo largo de estos años, nuestro pueblo ha sufrido una gran transformación, pasando de una economía rural, agrícola y ganadera a una economía mixta, a causa de la minería, lo que naturalmente fue marcando el carácter de sus habitantes. Desde hace más de cien años, los Humanitarios, se han convertido en un símbolo solidario inseparable de Moreda, y el poeta Campo lo dejó escrito:

«descensdemos tóos d´aquellos

paisanos extraordinarios

que´l pueblu Moreda bautizó

co´l nome de Humanitarios».

Asimismo, permítasenos, modestamente, decir que nuestra Sociedad ha promovido múltiples actividades, socorrido y prestado ayuda desinteresada, desde sus inicios, a un sinfín de familias, logrando una serie de mejoras para sus vecinos y conservando y difundiendo las tradiciones que, otra vez Campo, sintetiza en sus versos:

«¡Como nun van saber, si Samartín

ye fiesta de postín!

Si aquí siempre van xuntos de la mano

lo moderno y lo del tiempu pasáu

lo típico asturiano

co´l apoyu al que está necesitáu».

Esa fiesta, Altezas, que Campo menciona, es todo un referente, tanto nacional como internacional, y podemos utilizar de nuevo sus versos para contar lo que la misma significa:

«Fiesta que, ye persabío

tien un camín bien trazáu:

APOYU A LA ASTURIANÍA

Y AYUDA AL NECESITÁU».

De ese apoyo a la asturianía y de la conservación de nuestra cultura, en sus diferentes manifestaciones, seguimos ocupándonos los Humanitarios. También, de mantener nuestra memoria. Por ello, esta mañana, se han inaugurado cinco paneles fotográficos, que recogen momentos del ayer para acercarlos al hoy, a los que les iremos añadiendo más hasta completar una colección que evoque un respetuoso recuerdo al pasado reciente de nuestro pueblo y sus gentes.

Dos fueron las palabras más repetidas que escuché, desde que conocí la concesión de este deseado galardón: ¡AL FIN! Lo cierto es que muchos años llevamos esperando por este ilusionante momento. La proyección y repercusión que este premio traerá para Moreda y su Concejo (Aller), ayudará sobremanera a la divulgación de una serie de recursos y posibilidades aún por descubrir.

Hasta ahora, Altezas, la mina, que se encuentra bajo nuestros pies, dio vida a la economía mixta que antes mencionábamos. Efectivamente, al ir despareciendo la mina, hemos de recurrir a otros recursos que ya tenemos a nuestro alrededor. Y es «¡ESA OTRA MINA!» la que nos ofrece su paisaje, paisanaje, gastronomía y cultura. Esta riqueza natural nos ha de servir para dar el empujón necesario, ayudando a Moreda a alcanzar el auge que le permitirá mantener la ilusión por su futuro y la fuerza para conseguirlo. Altezas: su visita y este premio nos afianzan en nuestra ilusión y tesón, en creer en nosotros mismos y en esas alternativas a la vieja mina, poniéndonos al día y buscando nuevas formas de salir adelante.

En definitiva, Altezas, este prestigioso galardón, como nuestro poeta dijo, adelantándose una vez más a su tiempo, es el

«Xustu premiu a la llabor

y entusiasmu d´un pueblin

que sepo poner muy alta

la fiesta de San Martín».

Este día que, sincera y muy positivamente, marcará tanto a los Humanitarios como al pueblo de Moreda, carecería de significado si no tuviéramos un recuerdo emocionado para todas aquellas personas que fueron parte de nuestra historia y que, lamentablemente, ya no están entre nosotros, pero sí con nosotros. Los echamos de menos. Seguro que si existe ese lugar al que llamamos cielo, hoy convocaron asamblea para unirse a esta celebración, para ofrecerle este regalo único y tan significativo a nuestro Patrón San Martín.

Altezas, nos han concedido un alto honor con su visita. Es por ello que deseamos que lleven, en mano, otros recuerdos de su paso por Moreda. Así que, a continuación, les entregaremos el resultado de la «puya del ramo», que es ese pan que se subasta en las fiestas como símbolo de Solidaridad entre todos, de entrega y de acogimiento. Aún hoy, durante la celebración de San Martín, es costumbre que ese pan se vaya repartiendo entre la gente que nos visita, por eso nos gustaría que estas ofrendas tengan para Sus Altezas ese mismo simbolismo y les entregamos el pan elaborado con escanda, el cereal más característico de la región, cuyo cultivo fue abandonado en pro del maíz y que nosotros mantuvimos para elaborar el panchón (postre típico del Concejo de Aller, que también podrán degustar Sus Altezas en el almuerzo). Dado que, de todos los cereales que se cultivan en Asturias, la escanda (o espelta) es el más representativo (además de reconocido por su alto valor nutritivo) deseamos entregarles la escanda en todas sus formas, pues además del pan y el panchón, en los sacos que recibirán, en el día de hoy, va el grano de la espiga y también el resultado de su molienda: la harina. Con posterioridad a este acto, nos encantará mostrarles el actual domicilio social de nuestra entidad, un edificio, catalogado, en la actualidad, como patrimonio industrial. En esa visita, les entregaremos a Sus Altezas, una figura artística que nos regaló una escultora de nuestro pueblo, con el significado de la unión entre todos, pues esa unión entre los pueblos es la que nos permite vivir instantes como éste. Nadie mejor que Sus Altezas para custodiarla.

En ese momento, también y con el permiso de Sus Altezas, gustosa, les impondré la montera picona y la capelina, tocados típicos de nuestro atuendo tradicional, y de obligado uso en la fiesta de San Martín, tal y como cuenta la poeta Elvira Castañón en los siguientes versos:

Cómo presumín los mozos

De chaleco y de montera

Pues esto ye l´obligao

Vestir, pa dir a la fiesta

Que´l día de San Martín

Na parroquia de Morea

Faen los Humanitarios

antes de nacer mío güela…

Finalmente, decirles que durante la mencionada visita al domicilio social les entregaremos un obsequio para sus hijas, las Infantas Doña Leonor y Doña Sofía, deseando que un día también ellas puedan acompañarnos en los rituales de San Martín que reiteradamente he mencionado, pues el 11 de noviembre y su celebración, de alguna manera, marca el ritmo de nuestras vidas.

Y a la espera de una próxima y, desde ya, anhelada visita de SS.AA.RR., LOS HUMANITARIOS DE SAN MARTÍN Y PUEBLO DE MOREDA quisiéramos terminar, con un…

Chai un viva a Sus Altezas

que son los Príncipes de la fiesta

a las autoridades y a los otros

que formen la presidencia,

y decir voz en gritu

pa que la xente l´oyera:

¡Vivan los Príncipes,

vivan los Humanitarios de San Martín

y el pueblo de Moreda!

Palabras de S.A.R. el Príncipe de Asturias:

Para la Princesa y para mí es una gran alegría regresar a Moreda, pues queremos unirnos con entusiasmo a vuestra felicidad al haceros entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias. Un galardón que se os ha concedido con todo merecimiento, tras haberlo perseguido con una tenacidad que hace honor al camino, nada fácil, que habéis hecho, generación tras generación y desde hace más de cien años, gracias a la Sociedad de los Humanitarios de San Martín.

Queremos también recordar con gratitud a todos los pueblos que han presentado sus candidaturas para optar a este Premio, animarlos a que sigan trabajando y a que mantengan su firmeza para recibir el reconocimiento a su constante esfuerzo. Agradecemos al Jurado su difícil labor, que ha ejercido con rigor y responsabilidad.

Nos han hablado mucho de vosotros, de este concejo, de vuestro pueblo, de estos valles, de estos montes tan bellos, de vuestros bosques y ríos. Nos han hablado también de vuestro afán por ser mejores, de vuestra esforzada vida y vuestra fortaleza ante las adversidades, de que nunca rehusáis el sacrificio ni renunciáis a la alegría y a la esperanza.

Sabemos, por todo ello, que esos valores se han mantenido, hasta haceros ejemplares, en el espíritu y en la labor de los Humanitarios. Un espíritu y una labor nacidos para que nadie entre vosotros pasara hambre ni frío, para que ni el desamparo ni la pobreza fructificasen en esta tierra, para que ni la enfermedad ni el sufrimiento os vencieran. No queríais tampoco que vuestras tradiciones se perdieran, no queríais, en fin, como dice el poeta, ver morir en el hogar el fuego de los abuelos.

Vuestro pueblo es un pequeño compendio de la revolución industrial y de la historia de quienes la hicieron posible en Asturias. El carbón fue el combustible de esa revolución y con la minería irrumpió, en una tierra tranquila y apegada a las explotaciones agrarias y ganaderas, la modernidad, con sus conquistas prodigiosas y también con sus dolorosos y graves problemas.

Aquella naturaleza privilegiada, de idílica belleza, con la que convivían vuestros antepasados, empezó un día a transformarse y así se fue labrando vuestra valiosa historia y la de tantos pueblos de las Cuencas Mineras asturianas. Una historia que supo extraer riqueza y entregarla generosamente al servicio del progreso de España. Una historia colectiva de generaciones que lucharon bajo tierra para mirar al cielo, que en la oscuridad de la mina ansiaron la luminosidad de la superficie, que desde el orgullo de las raíces mineras supieron encontrar nuevas identidades, que hicieron, de la dura realidad, la utopía.

Con la minería llegó, además, un ir y venir de personas que en esta Cuenca del Aller ya no se interrumpiría nunca. Primero bajaron los hombres de las aldeas alleranas, luego vinieron de otros concejos, más tarde de Castilla, de Galicia, de Extremadura, e incluso hasta de Portugal. Todos fueron acogidos fraternalmente, aquí crearon familias, aquí arraigaron sus vidas. Y no pocos de vosotros sois herederos de aquellos emigrantes esforzados y sacrificados.

Todos los oficios y profesiones de la minería se alimentaban de la información, de la instrucción y del conocimiento, y a su vez engendraban comunidades, organizaciones, ansias de mejora, reivindicaciones y fiestas.

Moreda fue así, durante más de cien años, un organismo vivo, dinámico, nutrido de lo más próximo y también de lo lejano, y en continuo movimiento. Además, los habitantes de este pueblo de raíces, de tránsito, de mezcla, comprendieron antes que muchos otros el valor y la fuerza liberadora que traen la educación, el conocimiento y la inteligencia.

Lo comprendieron los abuelos y los padres de los cientos de estudiantes que partieron camino de los seminarios y de las universidades, y se dispersaron después como excelentes profesionales por Asturias, por toda la geografía española y por todos los continentes. Ellos volvieron y siguen viniendo, y traen noticias que os hacen estar en contacto más directo con otras culturas y otros mundos.

Lo comprendieron aquellos jóvenes, hombres y mujeres, nacidos aquí, que impulsados por una vocación misionera, viajaron a América, a África, a Filipinas, a Japón, a Vietnam, a China, y que volvían para contarlo y para agrandar los horizontes de vuestros pueblos. También salieron de aquí otros hombres y mujeres que en los años 60 se vieron obligados a emprender el camino de la emigración a otros países europeos, a Bélgica sobre todo, y que entonces traían noticias de derechos y libertades ensombrecidos en España. Nunca quisieron perder sus raíces y por eso regresan cada año, como hoy, como cada día de vuestra fiesta de San Martín.

Ahora, a pesar de que las Cuencas Mineras atraviesan tiempos de transformaciones irreversibles, las huellas de esa tradición están grabadas en todos los rincones de vuestros valles y en vuestros corazones. Ese recuerdo os ayudará a fraguar un porvenir que tenéis que inventar y construir cada día y entre todos; un recuerdo indestructible y emocionado de quienes entregaron sus vidas al extraer la riqueza de las minas y al que nos unimos, de todo corazón, la Princesa y yo.

Es cierto, también, que han desaparecido de este valle y de otras cuencas mineras muchas cosas. Pero han surgido otras, promesas de un futuro que se adivina próspero. A ellas tenéis que enfrentaros con el mismo ánimo y el mismo valor con los que habéis vivido siempre, para construir, de ese modo, una nueva vida para todos. Crear oportunidades de trabajo y potenciar las que han surgido llenas de esperanza en los últimos años; ayudar a quienes llegan desde muy lejos buscando un nuevo camino y cerrar las viejas heridas causadas por la explotación minera en vuestras montañas, para recuperar y defender así vuestra privilegiada naturaleza, son algunas de esas importantes e inaplazables tareas. Un poderoso ejemplo de ello en vuestro concejo, con fuerte atracción turística y en avanzada fase de realización, es el de la Estación Invernal de Fuentes de Invierno, en el Puerto de San Isidro.

De esta forma, el pasado y el futuro se dan la mano para hacer un camino que os lleva desde la cultura de la producción a la de la creación, del flujo de la energía mineral al de la energía de las nuevas iniciativas, del dominio de los recursos naturales a los ambientales, que en este Concejo de Aller son tan desbordadamente generosos.

Vuestra más importante preocupación debe ser ahora, por tanto, ese futuro, en un mundo tantas veces convulso, de vertiginosos cambios, y en el que la economía se hace cada vez más global y la comunicación instantánea. Un mundo más pequeño y total en el que se abren nuevas y grandes oportunidades para las sociedades en democracia y libertad, las sociedades abiertas, que permitirán la creación de más riqueza para el progreso de la ciencia y para combatir la pobreza y la injusticia. Un mundo que ya está aquí, pero que conocerán más profundamente vuestros hijos. Las montañas que se elevan ante vosotros, antes que invitaros a encerraros en ellas, os impulsan, como siempre, a mirar alto, a ser imaginativos, a arriesgaros a subir a sus cimas y superarlas para descubrir lo que hay al otro lado y ver así ese mundo nuevo, esos cielos nuevos y tierras nuevas.

La Princesa y yo os damos las gracias de todo corazón por recibirnos con tanto cariño. Sabemos que dentro de unos días celebraréis la fiesta de San Martín, vuestro patrono, que ya hacemos nuestro. Por ello y por este Premio, os felicitamos con alegría a todos en Moreda.

Fuente: Fundación Príncipe de Asturias (Oviedo, 17 de septiembre de 2007) - EuroWeb Media, SL.

Dirección:

Dirección postal: Moreda.

Dirección digital: 8CMP8WW7+WH

 

 

Ver mapa más grande u otros tipos de mapas.

Alojamientos cerca:

 

Otros sitios recomendados:

 

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

Referencia:

03330020922 1000000 0333 0333002 139782 1011000 033300209 1011006

Última actualización:

5/6/2020 07:19:57