Comunidad vecinal de Sariego, Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2006


Vega › Santiago › Sariego › Comarca de la Sidra › Centro › Montaña › Asturias › España


  

Teléfono/s: 985 258 755


Fotos  Contactar  Ruta GPS  


La Comunidad Vecinal de Sariego (concejo o municipio situado en la parte centro-oriental de Asturias y perteneciente a la Comarca de la Sidra) ha sido galardonada con el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2006 por la Fundación Príncipe de Asturias.

Este premio está destinado al «pueblo o aldea, núcleo de población o grupo humano del Principado de Asturias que haya destacado de modo notable en la defensa y conservación de su entorno natural o ecológico, de su patrimonio histórico, cultural o artístico, o en la realización de obras comunales u otras manifestaciones de solidaridad extraordinaria». Este galardón se convocó por primera vez en 1990, al cumplirse el décimo aniversario de la Fundación, y tiene una naturaleza y carácter totalmente diferentes a los de los Premios Príncipe de Asturias.

En esta edición concurrían un total de 21 candidaturas: Amigos de Cudillero, Valdesoto (Siero), Ortiguera (Coaña), Valdredo (Cudillero), Cabueñes (Gijón), Humanitarios de San Martín y pueblo de Moreda, Asociación Fraternidad y Fundación EDES para la Educación Especial (Tapia de Casariego), Pelúgano (Aller), Sograndio (Oviedo), Lugones (Siero), Coballes (Siero), Sariego, Ciaño y Valle del Samuño (Langreo), Torazo (Cabranes), Llames-Linero (Villaviciosa), Paxío (Mieres), Taramundi, Sobrescobio, Carcedo (Valdés), Viodo-Cabo Peñas (Gozón) y Rubiano (Grado).

Dotado con veinticinco mil euros (aportando la mitad el Principado de Asturias), el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias es habitual que sea entregado personalmente por S.A.R. el Príncipe de Asturias, coincidiendo con su visita a la región para hacer entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

Acta del jurado

Reunido en Oviedo el jurado del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2006, integrado por D. Jesús Arango [profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo], D. Evaristo Arce [escritor y periodista], D. Efrén Cires [presidente de Carbonar], D.ª María Ángeles Fernández [presidenta de la Federación de Mujeres Empresarias y Directoras Asturianas], D. Luis Felipe Fernández [profesor del Instituto de Enseñanza Secundaria de Castropol], D. Nicanor Fernández [director de la Fundación Hidroeléctrica del Cantábrico], D. José María Fernández del Viso [ex concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo], D. Ignacio García-Arango [ingeniero jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias], D. Manuel García Linares [pintor], D.ª Kike Gómez Haces [presidenta de la Asociación Empresa Mujer], D.ª Elisa Llaneza [directora regional de Turismo], D. José Luis Marrón Jaquete [economista], D. Hugo Alfonso Morán Fernández [presidente de la Federación Asturiana de Concejos], D. José Luis Pérez de Castro [director del Real Instituto de Estudios Asturianos], D. Ignacio Quintana [abogado], D. Luis Riera Posada [ex alcalde de Oviedo], D.ª Rosa Roces [miembro del Patronato de la Fundación Marino Gutiérrez Suárez], D.ª Trinidad Rodríguez [catedrática], D. Cristino Ruano de la Haza [director general de Recursos Naturales y Protección Ambiental], D.ª Carmen Ruiz-Tilve [cronista oficial de Oviedo], D. Valentín Ruiz García [director general de Administración Local], D.ª Cecilia Sanchís Migoya [arquitecto], D.ª Lidia Santamarina Pedregal [directora del Museo Juan Barjola, de Gijón], D. Javier Santos [directivo del Colegio Oficial de Químicos de Asturias], D. Miguel Trevín [vicepresidente de la Federación de Turismo Rural], D.ª Covadonga Vigil Álvarez [directora de la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias], presidido por D. Francisco Rodríguez [presidente de Reny Picot] y actuando de secretario D. Adolfo Barthe Aza [miembro del Patronato de la Fundación Príncipe de Asturias], acuerda conceder por mayoría el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2006 a la Comunidad Vecinal de Sariego por su compromiso con la historia y las tradiciones locales, su capacidad de iniciativa y movilización social y su espíritu de comunidad.

El jurado destacó los valores y el mérito de la candidatura finalista de la Sociedad de los «Humanitarios de San Martín» y pueblo de Moreda.

Oviedo, 14 de septiembre de 2006

Sariego y el movimiento asociativo

La comunidad vecinal de Sariego, uno de los concejos más pequeños de Asturias, cuenta con un amplio y cohesionado tejido social, representado en varias asociaciones que se distinguen por su labor en la conservación, promoción y difusión del patrimonio histórico y la recuperación de la cultura popular del municipio. Con su esfuerzo, este movimiento asociativo contribuye a recuperar las formas tradicionales de la cultura rural asturiana a través de expresiones artísticas, festivas, culturales y deportivas.

La difusión de los hechos relevantes del pasado histórico del concejo se realiza a través de representaciones teatrales organizadas por el colegio público Salvador Vega Berros y representadas por sus alumnos, como la Ofrenda del pueblo de Sariego al Monasterio de San Pelayo, con la que se conmemora la milenaria relación entre el municipio y el convento ovetense. Sariego también destaca por la recuperación, promoción y difusión del deporte rural a través del club Seis Conceyos, que nace de la arraigada tradición por los deportes autóctonos desde los años 50. La organización de programas educativos intergeneracionales, protagonizados por los mayores, y la dignificación de tradiciones a través de la puesta en escena, con carácter lúdico y festivo, de actividades de la agricultura tradicional como la esfoyaza y la siega, destacan entre la programación cultural saregana. La conservación de la lengua asturiana ocupa un lugar especial en Sariego, como demuestra la creación de un itinerario denominado Ruta de la toponimia o la organización de la misa en bable en la Cueva de San Pedrín.

Con más de cien hórreos y paneras catalogadas, otro atractivo de creación más reciente es la Ruta de las cercanías del cielo, que permite al visitante conocer la historia, la cultura y el patrimonio natural de Sariego. La promoción de la bebida autóctona por excelencia, la sidra, también se desarrolla en el concejo. Lo hacen con la celebración del «Concurso de sidra natural casera». Además, asociaciones de festejos de las tres parroquias sareganas continúan llevando a cabo les fiestes de prau, manteniendo así tradiciones de tiempos pasados. La danza y la música tradicionales están representadas por un grupo folclórico y una banda de gaitas que ha dedicado parte de sus esfuerzos al estudio, conservación y divulgación del patrimonio musical. Herencia de las tradiciones rurales, los vecinos de Sariego continúan participando en las tareas comunales, en lo que se conoce como sextaferia, para la recuperación y mantenimiento de fuentes y otros ejemplos de arquitectura popular.

A lo largo del último año, el tejido asociativo de Sariego se ha visto ampliado con la creación del Grupo de Montaña Sariegu y el coro El Cantón. Con sus numerosas actividades los vecinos de Sariego han demostrado su interés e implicación en la conservación y promoción del patrimonio cultural del concejo, como ha ocurrido con la restauración de su patrimonio arquitectónico de carácter religioso.

Entrega del Premio al Pueblo Ejemplar. Visita de S.A.R. el Príncipe de Asturias

El sábado 21 de octubre de 2006 fue un día histórico para los sareganos. El Príncipe D. Felipe de Borbón se desplazó a La Vega (capital del concejo de Sariego) para hacer entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2006 a la comunidad vecinal de Sariego, y disfrutó de los actos y del gran afecto que le brindaron las gentes del concejo.

En torno a las 12 del mediodía llegó D. Felipe a la capital municipal, dirigiéndose seguidamente a la plaza de esta localidad, en compañía del alcalde de Sariego, Javier Parajón. Allí, en presencia de los miembros del jurado del galardón, de las autoridades y del numeroso público presente, descubrió un monolito conmemorativo de la jornada. Seguidamente accedió a la tribuna de honor, donde tuvo lugar el acto institucional de entrega del Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2006, cerrando el mismo el himno de Asturias, interpretado por la Banda de Baitas «Llariegu» de Sariego.

A continuación, la comitiva acudió a la Casa de la Cultura, donde visitaron los trabajos de pintura ganadores de las trece ediciones del concurso de pintura «Rincones de Santiago».

De ahí se dirigieron al campo de fútbol, donde una representación vecinal realizó demostraciones de deportes tradicionales (tiro de cuerda, corta de troncos en altura, carrera de lecheras...), así como de fabricación de cestos y objetos de artesanía, de las faenas de cabruñar la guadaña y de segar la hierba, de la fabricación de sidra y otras actividades típicas de Sariego, promovidas por las diferentes asociaciones del municipio. Don Felipe saludó a los participantes, charló animadamente con ellos, e incluso hizo sus pinitos en la corta de tronco con tronzón individual.

Luego, una vez en el Colegio Público de Educación Infantil y Primaria «Salvador Vega Berros», el Príncipe de Asturias accedió al gimnasio, donde pudo contemplar una pequeña muestra de trabajos realizados por los alumnos sobre la visita real.

Finalizada la visita al colegio, D. Felipe de Borbón firmó en el libro de honor del Ayuntamiento, que con motivo de su visita se abría oficialmente.

A la firma siguió el almuerzo popular ofrecido por la Fundación Príncipe de Asturias en honor de S.A.R. el Príncipe de Asturias y los vecinos de Sariego, a base de tortos de maíz con queso de Vidiago y jabón ibérico, fabes con pitu de caleya, croquetas de compango de la fabada, brocheta de pulpo de pedreru con patata confitada y pastel de manzana de las pomaradas de Sariego, con sidra de los tres lagares locales y vino de Cangas del Narcea.

Tras la comida, el Príncipe Don Felipe abandonó La Vega, no sin recibir de los sareganos varios obsequios: un pequeño par de madreñas con sus escarpinos para la Infanta Leonor, un faldón blanco de bebé, una reproducción a escala de un lagar tradicional asturiano y un ejemplar del libro Patrimonio histórico y cultural de Sariego, del historiador local Florencio Friera, encuadernado por las monjas pelayas de Oviedo.

DISCURSOS

Durante el acto institucional de entrega del galardón, se procedió a la lectura del acta a cargo del presidente del jurado, Francisco Rodríguez, tras lo cual se hizo entrega del premio al alcalde de Sariego, Francisco Javier Parajón Vigil, quien pronunció las siguientes palabras de agradecimiento:

Por fin llegó el día que con tanta ilusión esperamos.

Un día cargado de emociones, en el que disfrutaremos de la presencia del Príncipe de Asturias y de tantos amigos y amigas que nos acompañan. Una inolvidable jornada para la que reservaremos un rincón privilegiado en nuestros corazones y en nuestra historia saregana.

Resumir en unas líneas que no os aburran todo lo que puedo sentir cuando escucho la palabra Sariegu, no me resulta fácil. Es algo parecido a lo que sucede a un padre o a una madre cuando habla de sus hijos. Recuerdos, sentimientos y emociones se amontonan en mi mente sin ser capaz de establecer un orden lógico.

En todo caso, si comienzo por nuestro pasado, nos tenemos que referir al coraje y entrega con la que nuestros antepasados superaron los increíbles infortunios que les tocó vivir.

Si continuamos por el presente vemos un pueblo cargado de ilusión y fuerza para trabajar por sus vecinos, sus amigos y su familia. Que preserva y mima su entorno, que ama sus tierras y que cuida con esmero les pumaraes, les lloses, los praos y les caseríes. Son nuestra fuente de vida. Un pueblo que, como Fuenteovejuna, «todos a una», sabe asociarse y apoyarse para sacar adelante sus aficiones. Un pueblo que mantiene intactos los valores que heredamos de nuestros antepasados, los valores que, tradicionalmente, llaman «del pueblo», donde la palabra sigue teniendo carácter de documento notarial y donde «el trabayu en andecha» no es una situación insólita sino algo común en el devenir del día a día.

Si queremos mirar al futuro, encontraremos una visión más diáfana y transparente si nos subimos a cualquiera de nuestros montes, El Fariu, La Llomba, L'Enguilu, La Campa... Desde allí veremos un concejo grande porque grande lo van haciendo cada día sus gentes. Sincero, porque partiendo de su humildad no le amedrenta ninguna tarea de las que pueda emprender en favor de la mejora de calidad de vida de sus vecinos y sus hijos. Y abierto porque desde esos mismos montes ve a sus concejos hermanos de la Comarca de la Sidra y sabe que caminando con ellos de la mano, como hasta ahora, las adversidades de ese futuro incierto serán más fáciles de superar.

Quiero tener desde aquí un recuerdo emocionado y especial para todos aquellos, sareganos o no, que con tanto tesón contribuyeron a conseguir este galardón y hoy no están aquí. Algunos hace bien poco que nos abandonasteis para allá donde estéis: amigos, sabed que todos los sareganos os damos las gracias.

Quiero agradecer a los sucesivos gobiernos asturianos, y en especial al actual, su interés por resolver los problemas de los vecinos de Sariegu y por mantener siempre las puertas abiertas ante las demandas que les trasladábamos.

A la Fundación Príncipe de Asturias, por su visión de futuro, por adelantarse a la historia y por el éxito de estos galardones que proyectan a Asturias a la emergente globalidad. Estáis contribuyendo «de manera ejemplar» al crecimiento de esta querida Asturias.

Al jurado del «Pueblo ejemplar», que, encontrándose con tantas y tan interesantes propuestas igualmente merecedoras de este premio, optó por Sariegu. Difícil tarea a la que año tras año os tenéis que enfrentar.

Señor, traslade de corazón a la Princesa que le deseamos que la nueva situación de maternidad le sea liviana.

Por último, Alteza, a doña Leonor, «estrúyenla» y transmítanle el beso y cariño de nuestra parte.

Señor, muches gracias por compartir este día con nosotros.

El Príncipe de Asturias, D. Felipe de Borbón, cerró el turno de oradores con el siguiente discurso:

Quiero, ante todo, daros las gracias por el cariño con el que me estáis recibiendo. Un cariño que me emociona y que siento de manera inolvidable en cada uno de los preciosos pueblos de esta querida Asturias a los que acudo siempre con gran alegría para hacer entrega de este premio.

Deseo, al mismo tiempo, felicitaros por haber logrado este galardón tan hermoso y tan justamente apreciado que habéis conseguido tras años de perseguirlo sin desfallecer un solo día en vuestros nobles propósitos. Durante este tiempo nunca habéis perdido la fe en que llegaría este día y ésa es una prueba que ensalza vuestro tesón, vuestra confianza en que la ilusión y el trabajo bien hecho tienen siempre su justo reconocimiento.

Al leer el acta del jurado y conocer lo que publicaron los medios de comunicación con motivo de la concesión del premio, imaginé cómo sería la vida en vuestro concejo, que la Princesa, que siente mucho no poder acompañaros hoy, conoce y aprecia en toda su belleza; una vida ahora llena de proyectos e ilusiones que deseamos que se realicen plenamente.

Aquí, entre las pomaradas, las maravillosas praderías y las tierras tan cuidadosamente trabajadas, se concentran vuestros esfuerzos y esperanzas, que queréis que fructifiquen abriendo nuevos horizontes como el que estáis labrando para la industria de la sidra, una de vuestras más antiguas riquezas, y otros que se derivan de las iniciativas que, a través de vuestras asociaciones, habéis puesto en marcha a lo largo de estos últimos años.

Precisamente porque estáis mirando hacia el futuro, permitidme que me dirija especialmente a los más jóvenes y a los niños, pues ellos son los depositarios de todos vuestros esfuerzos, de vuestros sueños, y serán los herederos de la prosperidad y de la riqueza que estáis librando día a día.

Hace ya muchos años, el ilustre Jovellanos, al relatar las dificultades de las gentes del campo de aquellos tiempos, confiaba en que la educación, la cultura y el trabajo pondrían fin a aquellas muy duras condiciones de vida de los hombres y mujeres de esta tierra.

Hoy, más de doscientos años después, muchos de los deseos de Jovellanos se han hecho feliz realidad. Somos testigos de cómo las comunidades rurales reducen sus desigualdades con respecto a las urbanas en posibilidades de educación, comunicación y oportunidades. La extensión de la cultura, la generalización de la enseñanza y de una sanidad de alto nivel, los avances científicos, el desarrollo económico y el progreso están llegando a cada rincón de nuestro país. Al mismo tiempo, nuestras villas, pueblos y aldeas conservan, como un gran privilegio, las mayores ventajas de la vida del campo, cuyos habitantes son testigos y protagonistas de algo que nunca se debería perder: el reposado transcurrir de los días, el placer de sentir el ritmo de la naturaleza, la convivencia cotidiana y fraterna con los vecinos, el tiempo que se dilata dulcemente mientras se proyecta en común el futuro.

Los niños y los jóvenes de este concejo, como los de todos los pueblos de España, debéis aprovechar todas las ventajas y oportunidades que generan la vida en libertad y en democracia, en la que habéis tenido la fortuna de nacer y que nos ha proporcionado la sociedad más justa y próspera que hemos tenido a lo largo de toda nuestra historia. Una sociedad nueva, más rica y culta, plural y abierta que defiende la solidaridad, la concordia, la educación y el trabajo para todos, los derechos humanos en todo el mundo, pues sabe que sólo así se pueden desarrollar las mejores capacidades e iniciativas; que sólo así puede brillar la fuerza creadora del talento, fuente esencial de la prosperidad y del verdadero progreso.

Vivimos en un mundo que se está transformando radical e irreversiblemente, de manera especial en zonas privilegiadas como Europa, en cuya construcción y progreso España tiene un destacado papel. Este concejo, el concejo de Sariego, todos sus pueblos, cada uno de vosotros, podéis participar de las extraordinarias oportunidades del mundo en que vivimos, si así os lo proponéis. Hasta vosotros llega la información puntual de lo que acontece en todo el planeta, tenéis la oportunidad de conocer al minuto, al segundo casi, todo lo bueno y lo malo que ocurre en el mundo: los desastres naturales, las guerras, la violencia, las injusticias que se cometen en los lugares más lejanos, y, al mismo tiempo, también podéis conocer los últimos descubrimientos científicos, la vanguardia cultural, lo mejor que se construye y se imagina cada día.

Ello es compatible con la conservación de las tradiciones como un verdadero tesoro.

Antes de terminar estas palabras, quiero dar las gracias a los miembros del jurado, que un año más han llevado a cabo su difícil tarea con responsabilidad y buen juicio, y a todos los pueblos que con tanto entusiasmo, trabajo e ilusión han presentado sus candidaturas. Los animo a que sigan trabajando, pues así contribuyen al engrandecimiento, al progreso y al embellecimiento de nuestra querida Asturias.

Os pido a todos, a los que lucháis y os esforzáis por conseguir las mejores metas, que no perdáis nunca tan preciosos ideales y valores, que mantengáis la unión y el espíritu solidario que os ha hecho ejemplares, que sigáis impulsando iniciativas en cooperación y en concordia. Asturias y España necesitan el ejemplo y el impulso de comunidades como la vuestra.

Os deseo todo lo mejor para el futuro, y que la vida transcurra serena y dichosa en esta tierra que siempre llevo en mi corazón.

FUENTES: Fundación Príncipe de Asturias - EuroWeb Media, SL.


Datos:


Dirección postal: La Vega. 33518 Sariego. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH
Clasificado: Princesa de Asturias › Fundación Princesa de Asturias › Pueblo Ejemplar


Información relacionada

› Turismo en Sariego

› No te pierdas

› Playas

› Rutas

› Turismo activo

› Naturaleza

› Patrimonio

› Gastronomía

› Sidrerías

› Restaurantes

› Fundación Princesa de Asturias

› Eventos

› Transportes

› Información práctica

› Sobre Asturias