Fiesta de la Virgen de la Guía


Llanes › Comarca del Oriente de Asturias › Oriente › Costa › Asturias › España


  

Teléfono de emergencias: 112


Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos


Fiesta declarada de Interés Turístico Nacional. La Virgen de la Guía o La Guía abre festivamente en la villa llanisca el mes de septiembre (día 8); hay ofrecimiento de «ramos» a Nuestra Señora y se baila la Danza de Arcos, el Pericote y la Danza Prima. La víspera, tiene lugar una emocionante procesión nocturna, en la que las mujeres lucen mantilla española y el nardo, símbolo del bando.

Una de las notas más llamativas de la Festividad de la Virgen de Guía en Llanes es que destila antigüedad y solera marinera por los cuatro costados.

La Ermita de Guía tiene quinientos años, y desde hace otros tantos se tienen noticias de esta cumplida devoción en la villa marinera de Llanes.

Y otra nota curiosa es que su festividad coincide con la de la Virgen de Covadonga - patrona de Asturias el 8 de setiembre.

Pero la Virgen Guía no le quita protagonismo a Covadonga, antes al contrario, refuerza el sentido de identidad llanisca y oriental en el conjunto de Asturias.

Pero no terminan aquí las curiosidades de esta fiesta.

Otra de las más plásticas y coloristas es la procesión nocturna que se celebra el 7 de setiembre, y en la que la Virgen es llevada de su ermita a la Basílica llanisca, con parada mirando al mar, fuegos artificiales, y cientos de mujeres ataviadas con mantilla española, unas con la mantilla blanca y otras negra, y portando cada una de ellas una vela en la mano y un nardo en la solapa (esta flor blanca y olorosa es la distintiva del Bando de la Virgen de Guía).

Haciendo hileras, y acompañando a la Virgen por las angostas calles del casco histórico de Llanes componen una estampa única y diferente a todo lo que puedas encontrarte en una ceremonia de estas características.

El elenco de curiosidades se completa con la Danza de Arcos en la mañana del día 8 de setiembre delante de la Ermita, que los niños interpretan con especial gracilidad, mientras los adultos están ataviados con el traje de llanisco y llanisca, y se cuentan por cientos.

Además, desde hace cuatro décadas un tren de madera con aire de época llega desde Mieres con cientos personas que se unen a esta celebración donde el azabache de los traje de llanisca deslumbra más que los rayos del sol.

LEYENDA

Una trainera que faenaba fue sorprendida por una galerna; presos de pánico, los marineros encomendaban su salvación a la Virgen cuando vieron un bulto flotando sobre las aguas que estaban colmadas a su alrededor.

Regresaron a tierra siguiendo una paloma que les marcaba el rumbo y con la caja a remolque. De este modo llegaron al puerto de Llanes, y, al pasar a la altura de la barra, la paloma dio un giro violento para dirigirse a los acantilados de San Antón y allí la perdieron de vista sobre una colina a la que subían para contemplar el estado de la mar. Cuando desembarcaron abrieron la caja, en la cual encontraron la imagen de una Virgen que depositaron en la capilla de San Antón, en las inmediaciones de la barra del puerto.

Al día siguiente apareció sobre el otero, y, trasladada de nuevo a San Antón, el milagroso desplazamiento se repitió por tres veces. Así que se tomó como deseo de La Virgen tener allí una ermita y ésta recibió la advocación de Guía en recuerdo al piar de la paloma, aunque el nombre hace clara referencia a la función conductora y de protección de La Virgen.

HISTORIA

La fundación del Santuario de La Virgen de La Guía data del siglo XVI. El 2 de septiembre de 1515, D. Fernando León Salas presentó breve al Papa León X, ante el Obispo de Oviedo, Diego de Muros, para fundar una ermita en Llanes con patronato, para el que se designa a D. Juan de Salas.

Siendo la construcción original del siglo XVI, esta primitiva edificación fue reformada y ampliada en los siglos XVII y XIX. Si bien el origen del culto a esta Virgen marinera está en el siglo XVI, el bando correspondiente no aparece definido como tal hasta el año 1900, fecha en la que se habla propiamente de una Comisión de festejos del Bando. A pesar de no nacer el bando hasta ese siglo, entendiendo por tal la agrupación de un número de habitantes en torno a un culto que hacen propio y particular, lo cierto es que las celebraciones de La Guía ya aparecen recogidas en el «Libro de Mareantes» y que su ceremonial ya estaba establecido previamente, tal como se deduce de la lectura de las crónicas anteriores a 1900.

ICONOGRAFÍA

La imagen de la Virgen de La Guía parece responder a tipología de «Reina de los Cielos»: puesta en pie y coronada, lleva en la mano derecha el cetro, símbolo del poder, mientras que con el brazo izquierdo sostiene al Niño. Ambas imágenes van revestidas de ricos mantos que se cambian opcionalmente. Cada día la imagen es revestida con un manto diferente y el día 8 se adorna con un bordado que estrenó en 1893.

LA FLOR DEL BANDO DE LA GUÍA

La flor distintiva del Bando de La Guía es el nardo, flor pequeña, blanca y olorosa que, como todas las asignadas a la Virgen, conlleva el símbolo de la pureza. En la antigüedad se elaboraba con nardos un costoso ungüento altamente apreciado por la intensidad de su aroma (con él ungió María Magdalena los pies de Jesús); por esta referencia y las que aparecen en el Cantar de los Cantares, los Padres de la Iglesia interpretaron al nardo como símbolo de humildad.

EL CEREMONIAL

Comienza con la celebración de la novena, la cual se cumple el 8 de septiembre, día de la fiesta patronal.

Con anterioridad, La Guía se circunscribía únicamente al 8, día en el que se concentraban todos los actos: Misa solemne, procesión alrededor de la ermita con la Danza de Arcos, comida y romería en el campo de La Guía.

Será a partir de 1929 cuando el ceremonial se establezca tal y como hoy lo conocemos, con dos fechas claves en el desarrollo del ceremonial religioso y en el que se produce el día previo a la fiesta mayor.

La procesión nocturna

Se instituyó en 1929 y tiene como motivo el traslado de La Virgen a la Basílica para la celebración de la misma solemne al día siguiente, como consecuencia del insuficiente aforo en la ermita. La descripción del nuevo acto nos la dan los periódicos de la época, donde leemos cómo el descenso de la imagen se realizó tras la finalización de la novena, al oscurecer y con el acompañamiento luminoso de velas. Poco después las mujeres del bando que formaban la comitiva empezaron a tocarse con mantilla, de ahí que en la actualidad dicho acto reciba el nombre de la procesión de las mantillas.

Finalizada la novena y reunido el bando en las inmediaciones de la capilla, se forma la comitiva en el siguiente orden: encabezan la cruz y los ciriales, que son seguidos por una cruz iluminada flanqueada por los faroles; a continuación los misterios, especie de grandes linternas portadas en andas por cuatro jóvenes; detrás, el estandarte del bando portado por un hombre y ayudado por dos niños que sostienen las borlas; siguen después largas filas de mantillas, mujeres vestidas de negro y tocadas con mantilla blanca o negra y portando en la mano una vela. Tras ellas, el grupo central de la procesión: La Virgen de La Guía sobre andas iluminadas portada por ocho hombres asistidos por cuatro horquilleros, tras la que van los sacerdotes, y cerrando filas la banda musical. La procesión sale del campo de la ermita, para bajar por la avenida de La Guía hasta la plaza de Las Barqueras, la cual cruza hasta detenerse en el puente, momento en el que los portadores hacen girar las andas hasta poner la imagen mirando hacia la ría, cara al mar.

En ese momento es saludada por la sirena de la rula y por salvas de pólvora; al terminar es de nuevo contestado por la sirena y fuegos artificiales. Una vez finalizados éstos, se vuelve a girar la imagen en el sentido de la marcha para continuar hasta la Basílica, que recogerá la imagen sagrada y el estandarte del bando a derecha e izquierda del altar, respectivamente.

Festividad de La Virgen de La Guía

El día patronal es saludado por el disparo de cohetes a primeras horas de la mañana y a mediodía para anunciar el comienzo de la Misa solemne. Una vez finalizada ésta, se forma la comitiva procesional en la plaza delantera de la Basílica, dispuesta de la siguiente forma: abriendo la procesión, cruz y ciliares, seguidos de los ramos, tambor y gaitas entonando melodías asturianas, estandarte del bando acompañado de numerosísimas aldeanas; continúan un grupo de niños que interpretan la Danza de Arcos precediendo a la imagen de La Virgen y a los sacerdotes; la comitiva es cerrada por un nutrido grupo de porruanos y la banda de música. El trayecto es el mismo del día anterior, sólo que en sentido contrario.

Una vez llegada la comitiva al campo que rodea la ermita, se sitúa a la Virgen delante de la misma para dar lugar a otro de los actos que conforman el ceremonial de la Guía: la Danza de los Arcos. El programa se remata con el ofrecimiento de ramos y el festival folklórico en el terreno delantero de la capilla.

La Danza de Arcos

Ésta se desarrolla de la siguiente manera: formados en dos filas de cara a la imagen, a un lado los niños y a otro las niñas, danzan realizando diversos trenzados de figuras, entre las cuales destaca la venia o reverencia a la Virgen, o la bóveda, siendo ésta la última figura de la danza; sobre los arcos colocan al niño más pequeño del bando lanzando vivas a la Virgen de La Guía. La vestimenta de los danzantes es blanca por completo, destacando únicamente el fajín azul celeste que les rodea la cintura. La edad de los danzantes tiene posible origen en dar el carácter de danza blanca al baile; de este modo, un acto de carácter profano como es la danza adquiere una dimensión diferente al ser ejecutada por niños que, merced a la inocencia que presupone su edad (inocencia que trasluce al exterior en sus vestidos blancos), sacralizan el baile y la imagen devocional puede asistir al mismo.

Fuente: Comisión de Festejos de la Virgen de La Guía (Llanes) - EuroWeb Media, SL.


Datos:


Dirección postal: Ermita Virgen de la Guía. 33500 Llanes. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH
Clasificado: Eventos › Fiestas › Fiestas de Interés Turístico Nacional


Información relacionada

› Turismo en Llanes

› No te pierdas

› Playas

› Rutas

› Turismo activo

› Naturaleza

› Patrimonio

› Gastronomía

› Sidrerías

› Restaurantes

› Fundación Princesa de Asturias

› Eventos

› Transportes

› Información práctica

› Sobre Asturias