Logo de Vivir Asturias

Exposición permanente «La industria conservera de Candás»

Alojamientos recomendados con fotos
Ver direccion

Horario de visitas:

  • 11.00 a 14.00 horas, todos los días, excepto jueves.

Visitas concertadas:

  • Tfno. 985 884 888 (Oficina de Turismo de Carreño en Candás)

La exposición

Inaugurada el 12 de abril de 2006, esta exposición permanente recoge y muestra la historia de la conserva en la villa de Candás (capital del concejo o municipio asturiano de Carreño), a la vez que rinde homenaje a todos los que han participado en ella de una u otra forma. Para esto adopta un discurso que, partiendo de lo general a lo particular, logra contextualizar el fenómeno candasino dentro del proceso global de la industria conservera a nivel internacional.

El local de la exposición es el antiguo aljibe de Bernardo Alfageme, que estaba situado justo debajo del edificio de la fábrica, hoy desaparecido, y donde se almacenaba el agua necesaria para elaborar su famosa sidra champagne.

La «Industria conservera de Candás» se articula en varias zonas expositivas que refieren la historia de la conserva desde sus orígenes hasta la actualidad. En cada una de ellas se exponen piezas originales que sirven de soporte a los textos de los paneles y permiten al visitante conocer las máquinas, utensilios y materiales más representativos de las fábricas.

La primera zona está dedicada a la economía marinera, explica sus principales características y presta especial atención a la influencia mutua que se dio entre el sector pesquero y la industria conservera.

Después se llega a otra zona donde se describen las técnicas que se utilizaron para conservar los alimentos a lo largo de la historia, mediante el frío, el curado o secado, la salazón y el escabechado.

Una tercera zona relata el nacimiento de la conserva enlatada, tal y como las conocemos hoy, y los avances técnicos que la hicieron posible.

Seguidamente se llega a otra zona donde se refieren las primeras fábricas de conservas que funcionaron en el mundo y las innovaciones más significativas que cada una de ellas aportó para mejorar el producto.

A continuación se explica el proceso productivo de una fábrica de conservas, desde la limpieza, cocinado y envasado del pescado en el taller de lleno, hasta la elaboración de las latas en el taller de vacío.

Por último, se analiza el estado actual de la industria conservera y sus tendencias para el futuro. La exposición permanente de la industria conservera de Candás constituye otro paso más hacia la recuperación del pasado de la villa.

Esta zona ya se centra en la historia de la industria conservera en Candás y su evolución desde los primeros tiempos hasta el presente.

La siguiente zona está dedicada a los trabajadores de las fábricas de conservas y en ella se describen sus condiciones laborales, los trabajos que realizaban y los puestos que desempeñaban según fuesen hombres o mujeres.

Historia de la industria conservera de Candás

El puerto de Candás ha ocupado un lugar importante en la historia marinera del Cantábrico ya desde la Edad Media, cuando la caza de la ballena era una de sus pesquerías más emblemáticas.

Una muestra del peso específico que llegó a tener Candás en épocas pasadas es que los precios que alcanzaban el pescado en su rula servían para fijar los de otros puertos.

En el siglo XIX el gran volumen de pesca que tenía el puerto de Candás propició que las fábricas de conservas decidiesen instalarse en él, pues la abundancia de pescado les aseguraba el abastecimiento de la materia prima que necesitaban para producir.

En 1828 se fundó la primera conservera de España en Gijón y unos años más tarde se creó la segunda en Candás.

Esta tendencia continuó durante todo el siglo XIX, periodo en el que Candás se convierte en el lugar elegido por muchas fábricas para instalarse: Germana González (1889), Albo (1895), Herrero (1896) o B. Alfageme (1898).

En esta época, las bodegas de salazón y escabeche, que ya funcionaban en Candás desde la Edad Moderna, experimentaron un auge y continuaron exportando sus productos a Castilla, Extremadura o Andalucía, donde eran muy apreciados.

Hacia 1920 la crisis de los caladeros mediterráneos empujó a los italianos a buscar en el Cantábrico el bocarte para elaborar los filetes de anchoa. Fueron ellos los que introdujeron esta semiconserva en Candás y crearon varios talleres de salazón. Las bodegas de Pretto Parodi o Carlos América funcionaron hasta mediados de siglo y favorecieron que las fábricas de conservas incluyesen la anchoa entre sus producciones.

La primera mitad del siglo XIX fue un periodo de auge para la industria conservera. En estas fechas Candás llegó a contar con catorce fábricas que funcionaban a pleno rendimiento y daban trabajo a gran número de mujeres, casi todas esposas e hijas de marineros.

El traslado de B. Alfageme a Vigo (Galicia) en 1939 marcó el inicio de la decadencia de la conserva en Candás y la crisis que padeció el sector pesquero en la década de 1960 supuso el cierre de muchas fábricas. En la actualidad sólo continúan en activo dos de ellas, la centenaria fábrica de Albo y la de Remo, fundada en 1940.

FUENTE: folleto «La Industria Conservera de Candás. Exposición permanente» (edit. Mancomunidad de Carreño y Gozón, Gobierno del Principado de Asturias, Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, FEDER y Federación Asturiana de Empresarios).

Buscar en Asturias


Buscador de alojamientosBuscador de alojamientos

Usuarios

Acceder

| Acerca de Vivirasturias.com | Alta de alojamientos | Aviso legal | Trajes regionales | Disfraces | Pueblos de Asturias | Soporte |
© 2001 - 2014 EuroWeb Media S.L. - Todos los derechos reservados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.